El Faro


Gildardo García Beltrán.-

En la entidad tenemos inversiones negativas, todas ellas a capricho del gobernante en turno, quien aun a sabiendas de que van a originar daños, las llevan a cabo, pues en ello va también la generación de millonarias ganancias para ellos luego de que su paso en el poder dura a lo sumo seis años, mismos que buscan aprovechar al máximo para realizar sus “tranza-acciones”.

La obra más importante del sexenio del entonces presidente Felipe Calderón Hinojosa es la Regasificadora, misma que tuvo un costo de inversión superior a los tres mil millones de dólares, y fue inaugurada en marzo del 2012.

Dicha infraestructura fue creada presuntamente para terminar con la contaminación generada por la Termoeléctrica por utilizar combustóleo que produce bióxido y monóxido de carbono, así como para impulsar la industrialización en Colima.

Aquí, cabe citar que la desnutrición de los mexicanos obedece a que se nos ha alimentado mal, sobre todo por parte de los políticos, quienes siempre nos están dando puro “atole con el dedo”, de ahí que no tengamos ni fuerzas para reaccionar cuando algo no nos conviene.

Además, tampoco estamos preparados en cuestiones tecnológicas como para revertir la verborrea que nos sueltan durante sus ya tradicionales giras dizque de trabajo, para lo cual ellos sí están debidamente mentalizados, al menos en eso de los discursos, o a lo mejor ni ellos mismos saben lo que dicen.

Porque de acuerdo a expertos en la materia, no es cierto que el monóxido de carbono o el bióxido sean los más peligrosos para el hombre, animales y plantas. Ni que estos gases sean los eminentes culpables de nuestro efecto invernadero y la ruptura de la capa de ozono.

Estudios científicos han demostrado que el llamado de manera elegante “gas natural” es 21 veces más peligroso que el dióxido de carbono, de ahí que un escape de gas metano a la atmósfera es mucho más nocivo que una emisión comparable de bióxido de carbono tras la quema del mismo.

En base a lo anterior, resulta demagógico que el presidente de la República Enrique Peña Nieto, quien va a ser un año, cuando vino a inaugurar la segunda y tercera etapa de la repotenciación de la Central Manzanillo 1, de la Termoeléctrica “Manuel Alvarez Moreno”, haya girado instrucciones al director general de la Comisión Federal de Electricidad (CFE), Francisco Rojas Gutiérrez, para tomar medidas secundarias para dos propósitos fundamentales que evitaran seguir dañando el medio ambiente en pro de los habitantes del estado.

El primero dijo, reducir el impacto ambiental de la planta termoeléctrica con nuevos quemadores y segundo, “el uso de combustibles más limpios”.

No obstante lo cual, a la fecha, como dice la canción: Aquí todo sigue igual, posiblemente ya les cayó el 20 de que el combustóleo es un contaminante menos peligroso que “el gas natural”. Con lo cual, como siempre ocurre, los jodidos vamos a seguir siendo los habitantes del lugar, así como el medio ambiente.

CASOS Y COSAS

El tiempo es un magistrado muy antiguo, que más tarde o más temprano llama a todos al tribunal. Shakespeare.

AL INICIO DE SEMANA, un camión propiedad del Ayuntamiento porteño, mismo que transportaba trabajadores y tierra, anduvo circulando en sentido contrario por la calle Cocoqueteros, en el Barrio I de El Valle de las Garzas, para cubrir con vil tierra los cientos de baches existentes por el rumbo. Si usted pasa ahora de nuevo, notará que los mismos ya están expuestos una vez más “al amable público”, perdón a los conductores.

CONTINUAN LOS ACCIDENTES VIALES, mismos que nunca van a terminarse mientras los conductores de vehículos manejen sin precaución e irresponsablemente. Cuando entiendan que deben conducir moderadamente, sin cruzarse de un carril a otro y espejear antes de hacerlo, se van a evitar muchos dolores de cabeza.