El Faro


Gildardo García Beltrán.-

Por increíble que parezca, los dueños de las empresas futboleras y de los partidos políticos tienen una enorme semejanza. Ambos nos ofrecen periódicamente una serie de esperanzas, pero el resultado siempre es lo mismo: Se trata de hacer negocio, quedando todo en meras promesas.

Como no hay fecha que no se llegue, ni plazo que no se cumpla, los antes “ratoncitos verdes” y ahora “piojos güeros”, están a punto de comenzar su ritual de cada cuatro años. Sólo que ahora de peor manera, porque estarán ahí gracias al apoyo de la selección de las barras y las estrellas, quien los empujó para que así sucediera, porque por sí mismos ya estaban eliminados.

Consecuentemente, ni soñar con que habrá “milagro mundialista”, volveremos a ser engañados. De lo que se trataba era de hacer el gran negocio y los empresarios ya lo están haciendo, la esperanza de los aficionados les vale un cacahuate.

Desde luego que nos gustaría estar equivocados, pero la realidad, aunque nos duela, es ésa; no se trata de desarrollar al deporte, sino realizar los grandes negocios.

No queremos ser aves de mal agüero ni tampoco de mostrar una actitud derrotista, pero la realidad de nuestro futbol, al igual que la llamada democracia, la justicia social, repartición de la riqueza, entre otras tantas cosas, están muy lejos de ser realidades. En cuanto al deporte, ni siquiera puede semejarse al que practican en el  viejo mundo, en donde sí se desempeñan como auténticos profesionales.

Por lo que deberemos estar preparados para divertirnos con las otras selecciones, mismas que no dudamos que como siempre ofrecerán grandes emociones.

Total, es un mes de fiesta que nos permitirá olvidar por un momento todas las calamidades por las que estamos atravesando, en el que los trabajadores olvidarán también que sus salarios tampoco son iguales a los que alcanzan los futbolistas mexicanos famosos, semejantes a los de políticos elitistas. Pero de que los nuestros llegarán a la final, ¡ni soñarlo!

CASOS Y COSAS

Vengarse de una ofensa es ponerse al nivel de los enemigos; perdonársela es hacerse superior a ellos. La Rochefoucauld.

COMO CADA CABEZA ES UN MUNDO, actualmente les resulta sumamente difícil a los padres de familia controlar a sus hijos. Sobre todo porque también predominan las malas influencias y eso es lo que más preocupa.

El asunto de las drogas, como marihuana y crack, que ya están por todas partes, siendo lo más grave que avanza su distribución en las escuelas, no es porque los padres o los maestros así lo quieran, sino porque los mismos educandos así lo están decidiendo.

Obviamente que tanto los padres de familia como los hijos que decidieron irse por ese camino, deben estar viviendo en un infierno, por lo que no queda de otra más que encomendarse a Dios y aconsejar mucho a los que eligieron el buen camino.

COMO HAN CAMBIADO LOS TIEMPOS; en aquellos tiempos, como dice el Evangelio, la mujer que prefería escaparse con el novio en vez de salir bien casada de su hogar, era la vergüenza de la familia y la trataban de la peor manera.

Ahora sucede todo lo contrario, ya ni se escapan, en tanto que los enamorados viven en la casa de los suegros y el resto de la familia se encarga de andar cuidando a los niños que vengan.

A LA LAGUNA DEL VALLE empezaron a destruirla desde que fue utilizada como de oxidación para las aguas negras de la planta de tratamiento localizada en Salagua, de ahí que cuando no llueve y desaparece su espejo de agua, apeste a diablos.

Con el añadido de que con las obras portuarias, le quitaron también el ingreso de agua de mar, -no tiene flujo ni reflujo- con lo cual reiteramos, su destino es desaparecerla para construir ahí infraestructura portuaria.