El Faro


RECONOCIMIENTO A

MANZANILLENSES

DESTACADOS

 

Gildardo García Beltrán

 

El pasado domingo, en el marco de las Fiestas de Mayo, el Ayuntamiento de Manzanillo, que preside Gabriela Benavides Cobos, llevó a cabo la tradicional ceremonia especial para realizar la entrega de preseas a destacados porteños, entre los que resalta la figura de don Carlos Valdez Ramírez, a quien le reconocieron sus 52 años de trabajo periodístico.

Ninguna duda cabe que el grupo de los homenajeados son de aquellas personas que cuentan con capacidad humana para crecer y crear, de ahí que hayan recibido el correspondiente reconocimiento por parte de las autoridades municipales.

Sobre estos personajes, cabe establecer que no nos debería sorprender que alguien llegue a realizar algo de una forma original, interesante o simplemente bien hecho, porque tienen esencia y capacidad creativa en términos de eficacia o utilidad.

Sobre todo porque se desempeñan en algo que les gusta y a lo que le dedican todo el tiempo necesario, con lo cual terminan siendo exitosos, luego de que cuentan también con el correspondiente talento para sus especialidades.

A diferencia de otras ceremonias, ésta tuvo un toque especial por la manera en la que fue conducida por el cronista de la ciudad, Horacio Archundia Guevara, enciclopedia humana que ilustra con sus conocimientos a la concurrencia.

Fue pues un bonito evento que nos hizo conocer a personajes que ofrecen cosas positivas a la sociedad, aportando su granito de arena para el engrandecimiento de la sociedad porteña.

CASOS Y COSAS

El trabajo es una plegaria que el cielo no desatiende nunca. Justo Sierra.

LAS FIESTAS de Mayo definitivamente de unos años a la fecha han venido perdiendo su tradición, razón por la cual cada vez son peores. Las del 2016 se han distinguido por ser un enorme tianguis de tacos, a cuyos comerciantes les deben de haber cobrado mucho dinero por instalarse, ya que venden a precios muy elevados.

Con lo anterior se cierra el ciclo de buscar diversión generalizada para todos los gustos, dando pie a pensar que al ayuntamiento le interesa más hacer negocio.

Si mezclaran algo de lo que se llevaba a cabo con las generaciones anteriores y las actuales, seguramente que el resultado sería más favorable.

Pero unas fiestas sin eventos charrotaurinos, corridas formales, peleas de gallos, palo encebado, puerco encebado, por citar algo, nos gustan para que sean para puros aristócratas y tragones.

A DIFERENCIA de otros alcaldes, la presidenta municipal Gabriela Benavides se moviliza como si anduviera en familia, sin elementos de seguridad. Pensando tal vez en que el que nada debe, nada teme.