Padres descuidan a sus hijos en playas

ahogados salvavidas guardavidas

Un par de segundos son suficientes para que una corriente arrastre a un menor

William Valdez Verduzco

Un problema muy común que sucede con las familias que acuden a las playas locales a disfrutar un fin de semana, es que algunos padres en ocasiones descuidan a sus hijos pequeños y cuando se dan cuenta, ya se los ‘tragó’ el mar.

Lo anterior fue relatado por José García Magaña, integrante de la asociación Rescate Acuático Voluntario MZO, agrupación de 25 surfistas, nadadores y amantes del mar que por años se han dedicado de manera altruista a prestar salvataje a bañistas en la playa de Miramar.

En visita de cortesía a las oficinas de El Noticiero de Manzanillo, relató que hace un par de semanas experimentó uno de los salvatajes más impresionantes de su vida, cuando ante el descuido de unos padres distraídos, dos niños de alrededor de 9 años de edad, se encontraban a la deriva aproximadamente a 400 metros mar adentro.

Acabábamos de rescatar a una pareja que estaba ahogándose a unos 150 metros de la orilla de la playa, y con los gritos de la gente nos dimos cuenta de que había un niño y una niña que habían sido arrastrados por la corriente, casi a medio kilómetro de la arena.”

Describió que en ese momento corrieron hasta el punto terrestre más cercano a las víctimas, y comenzaron a nadar hacia ellos. Su padre José García Gallegos y Fausto Pérez, llegaron primero y se percataron de que el niño de manera instintiva se sujetaba de la niña, tratando de impulsarse hacia la superficie para respirar, ocasionando que ella se sumergiera en varias ocasiones.

“Enseguida llegamos Jordan Cabrera y yo. Entre todos los separamos y una vez asegurado el barón a salvo en brazos, en ese instante la niña, ante el cansancio, perdió el conocimiento; había dejado de respirar.”

Detalló que inmediatamente empezaron a hacerle reanimación cardiopulmonar (RCP), estando todavía flotando en el agua. Luego de varios intentos, “la niña resucitó porque prácticamente ya se nos había ido.”

Por último, invitó a los padres de familia a tomar conciencia y a evitar que un fin de semana en armonía se convierta en una lamentable tragedia, y no descuidar a sus hijos ninguna fracción de tiempo. “En ocasiones un par de segundos son suficientes para que una corriente arrastre a un menor. Hay que considerar que los pequeños pesan poco y sumado a su inexperiencia en el mar, son vulnerables ante la fuerza de la naturaleza”.

Ante la grave y riesgosa crisis de guardavidas que existe en Manzanillo, exhortó a las autoridades a contratar a la asociación con recursos públicos, para vida de poder adquirir equipo profesional y aumentar la cantidad de nadadores locales que puedan unirse a la labor, apoyados con un sueldo.

La gente que vive aquí, que ha nadado en estas playas toda su vida, es la que mejor puede realizar esta labor, no personas de otras ciudades que desconocen las características de nuestras aguas marinas.”

Indicó que el servicio de guardavidas debe estar activo no sólo por temporadas, “debe ser anual, permanente; debe haber un equipo bien remunerado en Manzanillo porque a lo mejor no se te ahoga nadie en Semana Santa pero quién te dice que después no pueda suceder.”, puntualizó.

 

Se el primero en comentar en "Padres descuidan a sus hijos en playas"

Deja un comentario

Tu correo electronico no sera publicado.