Dos jóvenes candidatas


Manuel Godina Velasco.-

A Indira Vizcaíno Silva la comencé a tratar en octubre de 2009 a raíz de su actuación como diputada federal integrante de la bancada del PRD en la Cámara Baja. A las invitaciones que le formulé, como también se les hizo a otros legisladores federales de diversos partidos políticos, para que asistiera a reuniones, ceremonias o eventos que me correspondió desarrollar como dirigente estatal de jubilados y pensionados entre 2009 y 2011, ella nunca nos falló, en ocasiones fue la única legisladora que nos acompañó a dichos eventos.

Una vez, al participar junto con otros legisladores federales y locales, en un plantón afuera de las oficinas de la Delegación Estatal del Issste para exigir el pago de diversas prestaciones, Indira acudió llevando a su hijita en brazos, que apenas tenía dos meses de nacida, para acompañarnos y demostrar su solidaridad para con nuestro grupo.

En muchas ocasiones tuve oportunidad de entablar interesantes charlas con ella en su desempeño como diputada federal, primero; después como candidata a la alcaldía de Cuauhtémoc y últimamente como primera autoridad en el municipio cañero.

Indira nunca perdió piso o compostura, siempre la observé conducirse con dignidad, respeto y apertura a otras formas de pensar; a pesar de su juventud, su belleza física y su lozanía, se conduce con toda propiedad sin perder el encanto o la sonrisa. La he visto discutir con categoría y altura, lo mismo que defender con pasión sus proyectos o principios.

Su desempeño como alcaldesa de Cuauhtémoc, pese a las incomprensiones del gobierno estatal y su grupo de poder, nunca la hicieron doblegarse; al contrario, con solemnidad y energía, en sus dos últimos informes anuales reclamó al gobernador Mario Anguiano sus desaires, que no los tomó contra ella, sino contra su pueblo. Su actuación pese a las limitaciones presupuestales es eficiente, pero sobre todo honorable.

Siempre le he augurado un brillante futuro en la política y puede llegar algún día a gobernar esta tierra colimense. Hace unos meses platicamos de la posibilidad de contender como candidata a la diputación local por el distrito que ahora abarca a su municipio y parte de Villa de Alvarez, a lo que también siempre me contestaba que su primera opción era ser candidata a diputada federal por el primer distrito, al mismo tiempo que figurar para amarrar una posición como plurinominal, como ocurrió hace seis años.

Sin embargo, hoy veo con tristeza que a la baja de preferencias que enfrenta su partido al que abandonan figuras emblemáticas, también invadió la ambición al principal grupo dominante que encarnan los llamados “Chuchos”, que se han quedado con la mayor tajada del pastel en el reparto de candidaturas plurinominales para las diputaciones federales, dejando afuera de esa lista al activo más importante que tienen en Colima, en la figura de Indira Vizcaíno, ofreciéndole la tercera posición en la lista de plurinominales a las diputaciones locales.

El problema es que el PRD, ahora tan cuestionado, que de seguro pasará a una cuarta posición electoral, no le alcanzará su porcentaje de votos más que para asegurar una curul local al primero de la lista y con trabajos al segundo. No obstante los vientos en contra, le deseo a Indira lo mejor en sus proyectos.

Otra joven valiosa, aunque poco conocida en el medio político, es Sara Cernas Verduzco, integrante de conocida familia del poblado de Alcaraces, en Cuauhtémoc, recién egresada de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de a la UdeC. Sara es una apasionada y comprometida luchadora de los temas ecológicos, participa, desde hace años, en una asociación denominada Verde Colima, que auspicia la actividad de los mercados de productos orgánicos en apoyo a pequeños productores agrícolas.

Me consta su terquedad por defender todo aquello que signifique la conservación de especies forestales y espacios arbolados y su empeño en promover campañas de reforestación, así como en defender la flora y fauna de Colima, o rechazar el maltrato animal.

Su formación profesional la superó a de base muchas limitaciones económicas, lo que no fue obstáculo, para que a base de tesón y constancia, consiguiera una beca de intercambio universitario que pudo logar para ir por seis meses a una universidad en España.

Su solidaridad para con los demás quedó de manifiesto, al aceptar colaborar sin retribución económica en las actividades de la Asociación de Jubilados y Adultos Mayores, A. C., que me corresponde presidir, donde por muchos meses estuvo colaborado directamente a mi lado en apoyo a nuestras oficinas.

Hace un par de meses me confió su deseo de participar en el proceso electoral que ya estamos viviendo, buscando una candidatura para una diputación local por Villa de Alvarez, ciudad donde radica desde hace años. Aunque vi muy difícil el que la tomaran en cuenta para postularla como diputada, precisamente por el reparto de posiciones entre los integrantes de la mafia partidista que maneja al PRD, le deseé éxito en sus aspiraciones.

Apenas el jueves anterior me comunicó que había muchas posibilidades de que saliera nominada en la convención que ocurriría el domingo 15 del mes en curso. Vi con mucho agrado que Sara resultó nominada como candidata a diputada local por el distrito local VII, donde habrá de enfrentar a un fuerte candidato de la alianza PRI-Panal, en la persona de Alfredo Hernández, ex dirigente magisterial y actual dirigente del Partido Nueva Alianza en Colima. También enfrentará a Javier Ceballos, hace una semana petista, hoy panista, como candidato a diputado por ese mismo distrito.

Sara es una profesionista joven, limpia, idealista, de grandes compromisos sociales, pero sobre todo honesta. Sin recursos, sin estructura y sin equipo que la secunde, estoy seguro moverá mar y tierra para lograr su objetivo; llevará un mensaje de credibilidad y esperanza a los residentes de la zona centro de la Villa. Si ha podido superar tantas vicisitudes y problemas en su corta vida, con su fe, perseverancia y trabajo es posible se dé el milagro de contar con una voz joven en el Congreso que de verdad defienda los intereses del pueblo. Ojalá y así sea, le deseo toda la suerte.