Don Antonio Suárez, hombre visionario


Jesús Lozoya Baeza.-

La tarde de ayer el Cabildo le hizo un homenaje al empresario Antonio Suárez y en sesión solemne le entregaron un reconocimiento por su trayectoria en beneficio de los manzanillenses, además de develar una placa de la calle que llevará su nombre en el Parque Industrial de Fondeport.

Al respecto, el cronista municipal, Horacio Archundia Guevara expuso que “Don Antonio Suárez es un hombre visionario, emprendedor, dinámico y propositivo, de origen español, pero profundamente identificado con el pueblo de México y particularmente con el de Colima, sentó sus reales en Manzanillo, abriendo el servicio de una empresa exitosa en nuestro país; relacionándose comercialmente en México desde 1976”, señaló.

Con la presencia de amigos y colaboradores del homenajeado como Guillermo Woodward Rojas; el director del API, Rubén Bustos Espino; la presidenta de Coparmex, Gilma Suárez  y autoridades militares, el dirigente de los estibadores, Cecilio Lepe Bautista, fue el encargado de leer parte de la trayectoria de Don Antonio Suárez.

Hizo una remembranza de su arribo a Manzanillo como empresario naciente  que pretendía generar con su empresa al menos 300 empleos y en la actualidad, producto de su esfuerzo, cuenta con mil 700 trabajadores en sus empresas.

Además “Antonio Suárez forma parte de patronatos, dentro y fuera del país, tiene múltiples distinciones de varios países, reconocimientos por el gobierno español y mexicano y la Fundación Príncipe de Asturias, entre otros…pero además de todo esto, quiero decir algo con respeto, Antonio es mi amigo de muchos años” expuso Cecilio Lepe.

Enseguida el presidente municipal, Virgilio Mendoza, le hizo entrega del reconocimiento a presidente de Grupo Mar, quien se mostró agradablemente sorprendido y más aún, cuando por control remoto observó en video cómo se revelaba la placa en la calle de Fondeport, que a partir de ayer y por acuerdo de Cabildo lleva su nombre.

El rostro de Don Antonio Suárez no dejó de mostrar su sorpresa y su alegría que al hacer uso de la voz, enfatizó que él había sido llevado al salón de cabildos de la presidencia sólo porque tenía que estar, pero no sabía de qué se trataba al grado que ni siquiera llevaba a su adorada familia.

Dijo también que se hizo mexicano porque quería heredarle algo a su nieto. “El día de que nació pedí me trajeran la solicitud para hacerme mexicano y luego se la regalé a mi hija para que si mi nieto no me conocía, le mostrara el documento al nieto y le dijera que al menos fuera tan mexicano como su abuelo que había nacido en Asturias, España”, dijo.

“Yo me siento como mexicano de primera aunque la ley no nos lo otorgue porque no podemos ser candidatos ni otras cosas, pero hay que ser un mexicano que respete a su país, que lo quiera, que le aporte y me siento así”, subrayó.

El evento terminó en el salón de cabildos con la alegría de los presentes, la gran mayoría amigos de Antonio Suárez.