Disminuyeron 57.1% los casos de dengue


La Dirección General de Epidemiología de la Secretaría de Salud Federal reportó que el estado de Colima disminuyó en un 57% los casos de dengue, en relación al mismo periodo del 2013, dejando así de ocupar el primer lugar nacional en incidencia de dengue y se ubica en el décimo puesto en prevalencia al contabilizar 430 casos hasta el 25 de agosto (semana epidemiológica 34).

Por su parte, la SSA en el Estado, mencionó que de acuerdo al panorama nacional epidemiológico de fiebre por dengue y fiebre hemorrágica por dengue, Colima descendió al segundo puesto en incidencia del padecimiento con una tasa de 60.52 (por cada 100 mil habitantes) y Baja California Sur pasó al primer sitio de este indicador con 77.44.

El área federal informa también que en cuanto al número de casos, Colima se encuentra en la décima posición con 430, de los cuales 334 son fiebre por dengue y 96 fiebre hemorrágica por dengue, sin defunciones. Hasta el mismo período en el 2013, se habían registrado mil 001 casos, 706 clásicos y 295 hemorrágicos.

Por entidades, Veracruz sigue siendo este año el primero en casos de dengue con mil 209, seguido por Guerrero con mil 021 y Sinaloa con mil 012. Y del cuarto al noveno se encuentran Chiapas, Oaxaca, Nuevo León, Yucatán, Jalisco y Baja California Sur.

Asimismo, a nivel nacional se han confirmado 10 mil 910 casos, 7 mil 655 clásicos y 3 mil 255 hemorrágicos; mientras que en 2013 sumaban 23 mil 644 casos (16 mil 838 y 6 mil 826, respectivamente).

Por su parte, la Subdirección de Epidemiología de la Secretaría de Salud estatal dio a conocer que de los 430 casos confirmados hasta el 25 de agosto pasado, 95 se han presentado en Manzanillo, 87 en Tecomán, 73 en Ixtlahuacán, 67 en Colima y 43 en Villa de Álvarez, manteniéndose Minatitlán como el único municipio sin casos del padecimiento.

La dependencia estatal pidió a la población continuar realizando en casa las sencillas medidas de lava, tapa, voltea y tira los recipientes o cacharros que tienen en patios y azoteas que pueden almacenar agua y, por tanto, convertirse en criaderos del mosco transmisor del dengue.