Diputados aprueban la Ley General de Salud


La Cámara de Diputados aprobó, con cambios, la minuta del Senado que reforma la Ley General de Salud, para que la promoción de la salud mental y la atención de las personas con trastornos mentales y del comportamiento tengan carácter permanente.

El documento contempla disposiciones para “la detección de los grupos poblacionales en riesgo de sufrir trastornos mentales y del comportamiento, preferentemente niñas, niños y adolescentes”.

Por unanimidad, con 351 votos a favor, el dictamen aprobado deberá regresar al Senado para revisar la modificación hecha por los diputados que suprimieron la palabra “nacional” en la promoción y atención de la salud mental, ya el artículo 1 de esa ley ya señala que su aplicación es general y en toda la República.

En el documento se destaca que en México padecen trastornos mentales casi 15 millones de personas, cifra menor a las observadas en países como Estados Unidos.

Los trastornos mentales y conductuales se consideran padecimientos que se caracterizan por alteraciones de los procesos de pensamiento, de las emociones o del comportamiento, asociadas con angustia personal y o con alteraciones del funcionamiento, es decir, no son sólo variaciones dentro de la “normalidad”, señala.

Añade que la salud mental es un fenómeno complejo determinado por múltiples factores de índole social, ambiental, biológica y psicológica.

La salud mental incluye: los síndromes depresivos y ansiosos, la epilepsia, la demencia, la esquizofrenia, las adicciones y los trastornos del desarrollo infantil, los cuales se han incrementado en México durante los últimos años.

Para homogeneizar este gran espectro de trastornos y padecimientos, se creó el Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales (Diagnostic and Statistical Manual of Mental Disorders, DSM) por la Asociación Americana de Psiquiatría.

Este manual contiene una clasificación de los trastornos mentales y proporciona descripciones claras de las categorías diagnósticas, con el fin de que los clínicos y los investigadores de las ciencias de la salud puedan diagnosticar, estudiar e intercambiar información y tratar los distintos trastornos mentales, que cataloga en 17 diferentes niveles.

Según la Encuesta Nacional de Epidemiología Psiquiátrica, los trastornos psiquiátricos se presentan en las primeras décadas de la vida; el 50 por ciento de los adultos que informaron haber sufrido un trastorno mental lo padecieron antes de los 21 años de edad.

Se estima que un 7 por ciento de la población infantil entre los tres y los 12 años se encuentra afectado por uno o más problemas de salud mental y los más frecuentes son los problemas de aprendizaje, retraso mental, la angustia y los intentos de suicidio.