Diálogo con el procurador del estado


Mario Acevedo Manzano

 

La corrupción de las policías de Procuración de Justicia y Municipales es el principal problema para combatir la inseguridad pública, expresó el procurador de Justicia del estado en entrevista con el Círculo de Analistas Políticos de Colima, y agregó: Mi primer tarea fue limpiar la casa para saber quiénes y cuántos tienen voluntad de trabajar por la seguridad en Colima y esa limpieza nos dio las siguientes cifras: 34 bajas en la Policía Ministerial, entre agentes, jefes de grupo y directivos; 15 ministerios públicos presentaron su renuncia y su plaza fue sustituida por escalafón del personal operativo; cinco directores de área y más personal hasta llegar a 78 bajas totales de la nómina de la Pgje, que comprende un total de 980 elementos, o sea, menos del 10% del total de personal ocupado.

La limpieza de la casa se inició por lo más elemental de la administración de la procuración de justicia, como son los métodos y procedimientos para conocer el principio y final de cada demanda y lograr evaluar el desempeño de cada investigación criminal a cargo del Ministerio Público, además de conocer el rezago, determinar los desaparecidos, especializar a Ministerios Públicos en el tema de robo y poder evaluar la eficiencia y eficacia de toda la investigación criminal.

En el combate a los delitos de alto impacto, el procurador señaló que se inició una restructuración total de las Unidades Especializadas para Combatir el Secuestro (Uecs), invirtiendo en su modernización al dotarlas de mejores instalaciones, equipo y tecnología para combatir el delito; además de la capacitación necesaria para actualizar la lucha en contra de la delincuencia y los delincuentes, pues cada día cuentan con armamento moderno y técnicas más sofisticadas para cometer sus delitos.

El procurador reconoce la situación actual de la Pgje y la califica como mala, por lo que para recuperar su capacidad de combatir a la delincuencia, está iniciando una capacitación en todas las áreas que lo requieran, hasta lograr la eficiencia deseada y ordenada por el gobernador del estado.

Como prueba de las ineficiencias en la procuración de justicia, el procurador dijo que en los anteriores gobiernos los policías judiciales trabajaban seis días y descansaban tres, ¡hágame favor, estimado lector! Cuándo se había visto semejante irresponsabilidad en el combate a la delincuencia, cuando descansas un tercio a tus combatientes en beneficio de la delincuencia.

Así fueron los gobiernos del silverato y anguianista, se hicieron de la vista gorda en el combate a la delincuencia. Después de quitar semejantes canonjías a los servidores públicos responsables de la procuración de justicia, ahora, los actuales se quejan de trabajar demasiado y que los alejan de sus familias, cuando deberían buscar el tiempo perdido como Marcel Prust en su novela del mismo nombre.

El trabajo para combatir la delincuencia nos lo dio a conocer el procurador en las siguientes cifras: Se han realizado en el estado más de 800 operativos y revisado más de 33 mil vehículos, 14 motocicletas y más de 54 mil personas; se han realizado 34 cateos y revisados 14 centros nocturnos; resaltó que la presencia de las fuerzas públicas estatales y federales le da confianza a la sociedad y la prevención del delito es los más importante para evitar la impunidad de los delincuentes.

El procurador está trabajando, no hay duda, y debe continuar en su cargo hasta sanear la procuración de justicia y dejar un Colima en paz, como es el deseo de la autoridad y de los colimenses. Ya lo hizo en Aguascalientes, esperamos lo haga en Colima.

 

PIEDRA EN EL ZAPATO

Se está rindiendo Peña Nieto ante los mafiosos de la Cnte. ¿Cómo está eso de que continúan pagándoles su sueldo, según informo el diario “Reforma”?

No se nota la tan cacareada coordinación entre las fuerzas policiacas federales, estatales y municipales para combatir a la delincuencia, la PGR sigue en su zona de confort y la Policía Federal apenas existe en el estado, ¿hasta cuándo veremos operativos conjuntos para combatir la delincuencia?