Destellos villalvarenses Salvador Olvera Cruz


El cinco de mayo de 1881, el Ayuntamiento villalvarense integrado por el presidente municipal Salomé Zamora, Ignacio Corona, secretario; los regidores Dolores Peña y Camilo Cruz Cabrera, y Bonifacio Cruz, como síndico, se inconformaron por la nueva división que estableciera el Congreso entre Colina y Villa de Alvarez.

La citada protesta no prosperó, quedando los límites como fueron propuestos, sin que éstos difieran en mucho con los actuales. En tanto, en la misma fecha pero del año 1889, se inauguró el puente sobre el arroyo Pereira, al que los vecinos le colocaron una placa con el nombre del gobernador del estado de esos tiempos, Gildardo Gómez.

Para la edificación de dicha obra prestaron su colaboración, entre otras personas, los C.C. Juan Zamora, Francisco Corona, Salomé Zamora y Lázaro Cárdenas, localizándose este puente sobre la llamada calle Independencia.

La estructura en comento fue construida con vigas de madera, por lo que con el incremento de unidades móviles a mediados del año de 1965, era más que necesario reemplazarlo para evitar accidentes. En respuesta, el presidente municipal J. Inés Ramírez Cobián procedió a la edificación de dicho puente con materiales de concreto.

Los gastos de esta obra fueron costeados con dinero obtenidos de los Festejos Charrotaurinos de ese año, como también con la colaboración de Gobierno del Estado, encabezado por el licenciado Francisco Velasco Curiel. Desde fines del siglo XIX y buena parte del XX, los festejos villalvarenses arrojaban utilidades que eran invertidas a favor de la comunidad, todo lo contrario a los observado en los últimos tiempos.

El seis de mayo de 1873, el señor Obispo Pedro Loza realizó una visita pastoral a la parroquia villalvarense, encontrándola integrada por 15 mil feligreses y siete escuelas parroquiales que atendían a 445 alumnos.

Asimismo, el ocho de mayo de 1995, a iniciativa de la Fundación Villa de Alvarez Siglo XXI Luis Donaldo Colosio, presidida por el licenciado Juan Delgado Barreda y el Comité Directivo Municipal del PRI, a cargo del profesor Jaime Macedo Cárdenas, se presentó el libro “Breve Historia de Colima”.
El texto en cuestión fue escrito por el maestro José Romero de Solís y editado por el Fondo de Cultura Económica, llevándose a cabo dicho evento en el auditorio Luis Donaldo Colosio del CDM del PRI.

En días pasados, que se anunció la presencia de una depresión tropical que provocaría lloviznas generó que el Gobierno del Estado y presidentes municipales tomen las medidas que garanticen la seguridad de la población. Al respecto, el presidente municipal de la Villa, Enrique Rojas, dio a conocer que 10 familias que permanecen en zona federal junto a ríos y aunque no están en riesgo, se les reubicará.

Mencionó que su intención es que este mismo año se lleve a cabo su reubicación, para lo cual el Ayuntamiento aportará un terreno y el Gobierno del Estado, a través del Insuvi, les construirá la vivienda.

Paralelamente a lo anterior, la administración municipal está dándose a la tarea de limpiar arroyos, con el fin de evitar inundaciones que vengan a afectar a las familias.

En ese mismo sentido se han estado supervisando las obras de los tres puentes que se construyen sobre el río Pereyra, en las calles Miguel Virgen Morfín, Nicolás Bravo y Torres Quintero.