Destellos villalvarenses


Salvador Olvera Cruz.-

Hoy rememoramos que el 11 de mayo de 1841, el padrón parroquial de esa fecha registraba la cantidad de tres mil 900 habitantes, distribuidos dos mil 73 en los barrios de Almoloyan y mil 835 en los barrios de los Martínez. En tanto, el 15 de mayo de 1878 nació el destacado maestro Isidro Rivera Mancilla, quien destacó como profesor ameritado docente en su ejercicio como educador, así como activista revolucionario durante los años de 1910 a 1913. Su labor revolucionaria le hizo merecedor de una condecoración y mención honorifica que le fuera otorgada por el presidente de la República, Venustiano Carranza.

Durante su fructífera obra educativa, Rivera Mancilla se desempeñó como inspector escolar en los estados de Colima, Nayarit, Veracruz, Tamaulipas, San Luis Potosí, Chiapas, Tlaxcala Guerrero, México y el Distrito Federal.

El 10 de mayo de 1949 nació en Villa de Alvarez el destacado maestro Manuel Hernández Luna, quien realzara estudios profesionales de danza folklórica en el Instituto Regional de Bellas Artes. En su experiencia como docente se encuentra su trabajo en el Instituto Tecnológico de Colima y el Cedart “Juan Rulfo“, al mismo tiempo que ha recibido cursos en diversas Instituciones Educativas como la Universidad de Colima, Instituto Nacional de Bellas Artes y la Secretaría de Educación Pública, impartiendo cursos de danza folklórica en el año de 1979 en la Escuela Primaria José Ma. Morelos, de bailes y tradiciones en la Coordinación Estatal de Turismo en 1993, de arte folclórico en 1995 en la Universidad Autónoma del Pacífico, entre otros.

El maestro Hernández Luna creó, en 1969, el Ballet Folklórico de Villa de Alvarez, al que se le considera el más antiguo del estado, así como ser fundador y director de la primera academia de danza incorporada a la Educación Oficial del Estado.

Fundador y director del Ballet Folklórico del Instituto Tecnológico de Colima en 1977,  en 1982 creó el primer grupo de música autóctona en Colima, adquiriendo por su trayectoria múltiples reconocimientos regionales, estatales y nacionales.

Asimismo, diremos que en el marco del Día de Maestro, que hoy se celebra, destacan también en el ramo artístico dos villalvarenses: Rafael Heredia Velasco y Federico Cárdenas Barajas.

Heredia Velasco fue un destacado artista plástico y amante de las bellas artes, nació en la vecina población de Tonila, Jalisco, el 24 de octubre de 1913, siendo en el año de 1925 cuando sus padres Francisco Heredia y Carlota Velasco decidieron trasladarse a Colima, donde fijaron su residencia, por lo que vivió desde la edad de 12 años en Colima hasta el último día de su existencia; siendo Villa de Álvarez donde logró concretar con trabajo y esfuerzo muchos de sus sueños, orientados todos a canalizar las inquietudes artísticas de muchas generaciones.

Entre 1930 y 1933, Heredia empezó a pintar e impartir clases de dibujo a particulares y en escuelas oficiales. Exhibiendo sus obras primeramente en el “Ateneo Colimense”, que dirigiera el doctor Miguel Galindo, en el Teatro Hidalgo. Durante los últimos 28 años de su vida, convivió de manera muy estrecha con niños que asistían a sus clases en el Jardín del Arte, lugar al que concurrió hasta los primeros días de enero de 1999.

Sin embargo, su obra póstuma y anhelado sueño lo concretó el 20 de noviembre de 1970, en que diera vida al Jardín del Arte “Juan de Arrué”, el cual operara en un amplio terreno localizado en la calle Vicente Guerrero, de la Villa, que con esfuerzos adquiriera para tal fin.

En tanto, Federico Cárdenas Barajas también nació en la Villa, el 12 de septiembre de 1926, en la vivienda ubicada en la confluencia de las hoy calles Hidalgo y Cristóbal Colón. Sus padres fueron los señores Federico Cárdenas Ortiz, originario de Comala, y María de la Merced Barajas, nativa de Villa de Alvarez.

Cárdenas Barajas fue un destacado artista plástico, impulsor del teatro, la poesía, la composición de canciones a Colima y VdeA, escribió también obras literarias, distinguiéndose también el área cinematográfica al participar en varias cintas.

Después de mucho trabajo, esfuerzos y logros en todo aquello que emprendió, murió a la edad de 82 años, en su natal Villa de Alvarez, el 12 de diciembre de 2008.