Destellos porteños


Salvador Olvera Cruz.-

Contar con vialidades que respondan al movimiento que se presenta en toda demarcación del orbe, es una necesidad primaria para que la circulación de unidades se dé en forma ágil y puntual, pues de lo contrario se generan los llamados “embotellamientos”, ocasionando pérdidas de tiempo y en muchos casos, de corte económico.

En ese sentido, encontramos ciudades y puertos que en respuesta a su desarrollo han tomado medidas encaminadas a resolver los problemas que se presentan con el creciente desplazamiento vehicular, a fin de ofrecer las condiciones requeridas para no entorpecer el desarrollo y evitar los riesgos que paralelamente ocasionan a la población.

En ese contexto, la ciudad y puerto de Manzanillo enfrenta un reto de crecimiento vehicular, situación que se presenta como resultado de su marcado desarrollo en el movimiento portuario.

Asimismo, el puerto enfrenta el problema de su orografía, pues la presencia de los cerros y sistema montañoso son un factor que le dificulta contar con las arterias y avenidas amplias, pues las trazadas en su momento, en nuestros días reclaman mayor amplitud para responder a nuestros tiempos, situación que se verá mejorada con el túnel en proceso de construcción para agilizar la entrada y salida del ferrocarril al recinto portuario.

Paralelamente se están realizando obras viales encaminadas a agilizar el movimiento vehicular, sobre todo para los camiones de carga; sin embargo, estas obras no se ejecutan de acuerdo a la prioridad que se reclama.

Los diputados del Congreso del Estado exhortaron a la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) y a la Administración Portuaria Integral (API), a agilizar trámites para dar paso a los camiones de carga hacia el puerto interior.

El exhorto anterior se presentó a iniciativa del diputado Heriberto Leal Valencia, quien expuso que el movimiento portuario ha provocado una alta densidad vehicular en la entrada de Manzanillo, ya que vehículos de carga pesada deben realizar los trámites para acceder a la API.

El legislador porteño manifestó que esta situación afecta directamente a la ciudadanía manzanillense, ya que se genera gran cantidad de tráfico vehicular en la carretera Manzanillo-Minatitlán, provocando que la población tarde un tiempo considerable al transitar por esa zona.

Leal Valencia añadió que el arroyo La Tigra se socavó y no se ha reparado en el libramiento Minatitlán-Manzanillo, al ingreso del puerto interior, situación que ha generado aún más congestionamiento viales.

Sin duda, el llamamiento anterior es oportuno, pues la SCT debe, antes que nada, valorar el asunto. En cierta medida, la problemática de la circulación vial puede aminorarse, si se atiende el caso de las obras en ejecución, como es el caso de la ampliación de la vialidad del puerto al libramiento de El Naranjal.

Sobre el mismo tema de las vialidades, el presidente municipal de Manzanillo, Virgilio Mendoza, entregó el fin de semana anterior la pavimentación de la calle Primavera y de un callejón, en la comunidad de Don Tomás.

Esta, enclavada en la zona alta del municipio, es una demarcación que desde siempre se ha visto poco atendida, como también enfrenta el problema de agua para los cultivos fuera del temporal de lluvias, caso que le impide a la población incrementar la actividad pecuaria.

Lo anterior se ha agudizado debido a la tardanza en concluir la presa de El Naranjo, situación que reclama ser atendida a fin de que esta población y las demás de la zona alta cuenten con mayores posibilidades de llevar a cabo las actividades agropecuarias.