Desde el malecón


Víctor Manuel Martínez.-

El día de ayer pude asistir a una interesante plática que sostuvo con los miembros de la Agrupación Ciudadana Manzanillense (Aciman) el alcalde de Villa de alvarez, Enrique Rojas, quien presumió su programa de beneficio a la salud, ecología y tráfico vehicular, a través de la promoción del uso de la bicicleta, por el que se adquirieron más de 60 unidades que se prestan gratuitamente al ciudadano que las solicite, las que se encuentran, si no mal recuerdo, en cuatro puntos estratégicos de la ciudad.

Como el servicio no fue concesionado a ningún particular, sino que es administrado directamente por el municipio, puede continuar prestándose libre de cualquier costo. Otro dato importante es que las estaciones ciclísticas están cerca de importantes planteles escolares del municipio de Villa de Alvarez, por lo que pueden beneficiar de forma muy directa a los estudiantes en su movilidad y economía.

Algunos carriles laterales han sido pintados con símbolos de bicicletas, indicando con ello a los automovilistas, microbuseros y motociclistas, tienen que estar conscientes del respeto al ciclista, pues su presencia está aumentando en esta cabecera.

Pero eso no es todo, pues la protección de las bicicletas está garantizada por importantes cambios que se hicieron al reglamento de Tránsito de esa ciudad, pensando en la seguridad de sus tripulantes, marcándose las distancias que deben de guardarse entre ellos y otras unidades del tipo motorizado, tanto en el momento de los rebases como al ir circulando por la vialidad en cordón, no pudiendo ir pegados a la llanta trasera del vehículo de dos ruedas de tracción humana, como muchas veces se acostumbra hacer para presionarlos.

Es excelente que se promueva el uso de la bicicleta también, porque no nada más sirve para desplazarse, ir a casa, al trabajo o a la escuela en un modo alternativo a los convencionales urbanos, sino que contribuye también a la salud, pues el ciclismo es uno de los deportes más completos que hay, junto a la natación, ya que casi todos los músculos del cuerpo humano tienen que entrar en acción durante su accionar.

Y qué no decir a su favor en el aspecto ambiental y ecológico, pues se elimina el uso de combustibles de cualquier clase, así como el ruido, que también es una forma de polución importante, que muchas veces pasamos por alto.

Las ciudades modernas y visionarias del mundo están buscando medios de transporte alternativos, y por ello hay trabajos conjuntos a nivel mundial para conseguir su implantación, como el Congreso Internacional Hacia las Ciudades Libres de Autos, la cual se celebró en nuestro país en su edición del 2011, concretamente en Guadalajara.

El préstamo de bicicletas para transportarse en áreas urbanas es una tendencia importante en las grandes ciudades, e incluso en la Ciudad de México, una de las mayores en población y dimensiones, se ha introducido con dividendos positivos.

A veces pensamos que esto no es posible implementarlo en Manzanillo, porque los automovilistas y motociclistas no están preparados vial ni culturalmente para tener un aumento de ciclistas en nuestras vialidades, además de que nuestras calles y avenidas son angostas; pero hay zonas en donde se podría implementar, por ejemplo a lo largo del Valle de las Garzas, que es una delegación muy grande, con anchas y buenas vialidades.

Manzanillo está colapsado por los automóviles, tráileres, motos y camiones urbanos, principalmente en tres puntos que son: Calles del primer cuadro o Centro Histórico, glorieta de San Pedrito y cruceros de Fondeport, pero al ir destrabando otros puntos y auxiliando a los medios de transporte convencionales, quitándoles la saturación con la que operan, todos nos beneficiaremos y empezaremos a verle, poco a poco, la salida a este tema.

El ejemplo de Villa de Alvarez es digno de considerarse y seguirse.