Desde el malecón


Víctor Manuel Martínez.-

Es sorprendente cómo la ficción puede ir demasiado lejos y confundirse con la realidad, sobre todo en el caso de menores de edad. Esto viene a colación por el reciente caso difundido en los medios, acaecido en los Estados Unidos, en el que dos niñas hirieron a una tercera en Wisconsin, a instancias de un personaje ficticio, Slender Man, Hombre Delgado, el cual se desprende de un sitio web denominado Crepypasta Wiki, quien se dedica a fomentar historias de terror entre los habituales del sitio, en el que lo mismo participan menores que adultos, presentando los casos ahí relatados como si fueran reales.

Lo cierto es que dos niñas que constantemente accedían a Crepypasta tomaron todo lo ahí publicado como si fueran situaciones verídicas, de modo que cuando el meme o personaje ficticio de internet pidió a sus multitudinarios seguidores matar a alguien para poder entrar en su mansión, supuestamente ubicada dentro de un gran parque natural protegido, ellas decidieron matar a una compañerita.

Estamos hablando de niñas de tan sólo 12 años, quienes atacaron a puñaladas a su compañerita, y por poco logran su cometido de asesinarla, y tan sólo para darle gusto a un personaje imaginario. El sitio web ya publicó una aclaración, tratando de dejar muy en claro que es un sitio de ficción, que no fomentan la violencia y el asesinato, a pesar de que los textos que aparecen en sus distintos foros hablan de los crímenes, rituales y satanismo como algo normal.

Nuevamente aparece una historia de este tipo para sacudirnos respecto al impacto que está teniendo en nuestra sociedad, a todo nivel, la red mundial de información. Hay foros muy violentos donde no hay restricción alguna para que entren los menores, y ¡vaya que entran!, hay hasta fotografías de actos delictivos que se comparten de manera cotidiana y, sin embargo, no pasa de tomarse como algo divertido. No se sabe que el DIF o alguna policía esté al pendiente de la actividad en internet.

El bullying se da aún más intenso en la web. Los abusos de menores se generan en muchos casos también por este medio. La delincuencia está ahí, y los menores están ahí. Urgen pláticas en las escuelas de Manzanillo sobre estos temas, porque muy en especial aquí, que somos un puerto, la niñez y adolescencia están más despiertas que en otras ciudades; sin embargo, no hay trabajo para combatirlo desde la orientación y prevención.

No debe de minimizarse este problema, que es más importante y grave de lo que puede creerse. La DSP, el DIF, los padres de familia y el magisterio deben unirse en campañas fuertes en este sentido, más allá de los planes de estudio habituales de los planteles escolares.

Esta es la realidad y los tiempos que estamos viviendo, y no podemos cerrar los ojos a ello. En la web deambulan estafadores, pervertidores, violadores, enganchadores de redes de prostitución de menores, pornógrafos infantiles, secuestradores y asesinos, así como también los menores de 18 años.