Desde el malecón


Víctor Manuel Martínez.-

Parecería que hubiera sido una derrota la que sufrió el grupo político panista al que pertenecen en nuestro municipio Virgilio Mendoza Amezcua y Gabriela Benavides Cobos, ya que se sabía que ellos estaban apoyando a Ernesto Cordero en la contienda interna del blanquiazul, y al final, quien salió con la mano en alto de esos comicios por la dirección del Comité Ejecutivo Nacional fue nada más y nada menos que Gustavo Madero.

Quienes apoyaron a Gustavo en nuestro municipio fueron personajes también muy reconocidos, como Martha Leticia Sosa Govea y Gabriela de La Paz Sevilla Blanco, entre otros, quienes de súbito pudieran sentir que sus bonos están a la alta; pero, si leemos correctamente los resultados, nos daremos cuenta que, a nivel local, quien venció de forma abismal, arrasando, fue Cordero, números que, claro, al hacer el comparativo con lo que sucedió en el resto de las entidades del país, no pesaron en la balanza.

Pero los resultados locales nos hablan de que la militancia de este importante partido, que en Manzanillo es gobierno, y a nivel estatal es el primer instituto político opositor, en su gran mayoría simpatiza con Virgilio Mendoza, Gabriela Benavides y el grupo que ellos representan y encabezan. Es decir, que sería un suicido panista el pensar que desde el centro del país la nueva dirigencia nacional pudiera llegar a hacer una designación a favor de alguien del grupo que le apoyo, como Preciado o Sosa, cuando se sabe que no tienen el adecuado respaldo interno dentro de su propia gente.

En contra de lo que pudiera pensarse, la derrota que fue a nivel nacional para el grupo de Cordero, en Manzanillo fue un aplastante triunfo, que los pone de cara a ocupar los espacios que se abrirán en las distintas candidaturas en juego rumbo a las siguientes elecciones. Se perfila a Virgilio Mendoza desde ya como una carta fuerte a la gubernatura del estado, y tiene más opciones para jugar sus cartas, si se decidiera por otras opciones, con grandes posibilidades de triunfo; y Gabriela Benavides Cobos para la presidencia municipal, a donde no se ve quien pudiera oponérsele por el momento dentro de las filas albiazules.

A nivel nacional, se pudiera decir que la derrota tan dolorosa que sufrió Ernesto Cordero es la sepultura definitiva del grupo del ex presidente Felipe Calderón Hinojosa, mientras que, al parecer, quien se está subiendo con éxito al carro del ganador, con la intención de regresar a los primeros planos es Josefina Vázquez Mota.