Desde el Malecón


Víctor Manuel Martínez

Es cierto que los valores cívicos han bajado en las nuevas generaciones, en los jóvenes, adolescentes y niños, pues se ha privilegiado la implantación de una cultura de la irreverencia a través de los medios masivos de comunicación que, lamentablemente, ha prosperado.

Hace algunos años, cuando se izaba la bandera en algún jardín público o en el malecón de El Playón, las personas que se encontraban por ahí cerca, de manera voluntaria se ponían de pie en posición de firmes, y si traían gorra o sombrero se descubrían respetuosamente; hoy, si se acerca algún integrante de las fuerzas armadas a solicitarles de la manera más atenta que se pongan de pie o, tan siquiera, guarden respeto, mientras se hace la ceremonia, se molestan, y mejor se retirar rápidamente del lugar.

Por todo esto, es necesario no dejar pasar desapercibidas las fiestas cívicas, donde se conmemoran pasajes de nuestra historia que nos han forjado y dado grandeza como nación. Porque el patriotismo va más allá de solamente echarle porras a la Selección Mexicana de futbol.

Una ocasión muy importante para inculcar este valor, que es el amor a nuestro México, es cuando llega una fecha como la Independencia Nacional, la Batalla del 5 de Mayo (en que se celebra la victoria sobre el ejército francés invasor) y el aniversario del inicio de la Revolución Mexicana, que es la efeméride que se aproxima.

Este año, la cosa no pintaba muy bien, hay que decirlo, para este festejo revolucionario con la parada deportiva, militar y educativa, por motivo de caer en un mitad de un puente, y además de esto, en domingo; y hay que considerar que muchos maestros que dan clases en las escuelas porteñas, viven en la capital del estado, y además, muchos padres de familia aprovechan estos puentes para llevar a sus hijos de vacaciones.

Viendo todo esto, el encargado de llevar a cabo el desfile en nuestro municipio, el director de Educación, Prof. Rubén Rodríguez Vidrio, se ha estado moviendo desde hace más de un mes para invitar, convencer y motivar a las escuelas de los diferentes niveles en Manzanillo, para que participen en el desfile, y poco a poco se ha ido logrando el compromiso de participación de un número importante de planteles, y se espera que, como generalmente sucede en estos casos, en los días previos al desfile, se agreguen algunas más, con lo que no tengamos un desfile desangelado.

Desgraciadamente, en años anteriores se cayó en un evento en el que cada quien hacía lo quería, y se empezaron a imponer las modas extranjeras, de modo que más que un desfile con motivo de la revolución, parecía que se trazaba del desfile del Día de las Rosas, que se hace en Pasadena, California. Abundaban las coreografías con música electrónica en inglés, o si se ponían canciones mexicanas, éstas eran una mala copia, pues se trataba de versiones con ritmo y bajeo programado y distorsionado por disk jockeys.

El año pasado, el Prof. Rubén Rodríguez Vidrio, que es el encargado de llevar adelante este evento, tomó cartas en el asunto, y desde una reunión previa se platicó con los representantes de las escuelas que iban a participar en el desfile, sobre la necesidad de volver a las raíces, a los orígenes de una fiesta tan mexicana, ya que, si algo hay de sobra, son canciones del tiempo de la revolución.

Se acordó que se iban a usar para las diferentes evoluciones que los contingentes hacen sobre la marcha y frente al balcón presidencial, iban a ser acompañadas por corridos y canciones rancheras o folklóricas del tiempo revolucionario. No se logró a un cien por ciento, pero sí disminuyó drásticamente el uso de esta música, aunque no faltó quien siguió con la música discordante a la fecha, además del uso de equipos de sonido con un volumen demasiado alto, que molestaba al público.

Hoy se tiene el compromiso de que, en el próximo desfile del domingo 20 de noviembre, con motivo de la Revolución Mexicana en Manzanillo, no habrá ni música electrónica, ni en inglés ni remixes, sino que se respetará la esencia de la celebración.

Enhorabuena por este logro del Prof. Rodríguez Vidrio, que es una parte importante para que regresen los valores cívicos y patrios, que siempre debemos conservar.

Se el primero en comentar en "Desde el Malecón"

Deja un comentario

Tu correo electronico no sera publicado.