Desde el Malecón


Víctor Manuel Martínez

Las vías recreativas han sido un éxito en muchas partes del país, porque permiten la sana convivencia en un ambiente urbano en días señalados, promoviendo la salud y el combate a la contaminación en las ciudades. Somos vecinos del estado de Jalisco, donde muy especialmente ha sido exitoso este esfuerzo, en Guadalajara y Zapopan.

Las vías recreativas son rutas que se cierran a la circulación vehicular, para que la gente camine, pasee con sus perros, trote, ande en patines e incluso se presentan algunas actividades especiales, todo con un enfoque especial en las familias.

En Manzanillo se ha intentado con éxito implantar una vía recreativa en la delegación de Las Brisas, pero sería muy importante e interesante que se llevara a cabo un esfuerzo semejante en el área del Centro Histórico, y más concretamente, a lo largo de la calle Carrillo Puerto.

Sabemos, por la experiencia jalisciense, que sí se causan algunos problemas viales en la ciudad al cerrarse arterias céntricas, pero que las pequeñas incomodidades que puedan surgir por algunas horas, valen la pena por los resultados positivos que se alcanzan en materia de convivencia, salud y combate a la contaminación.

Propondría que por lo menos una vez al mes se hiciera la Vía Recreativa del Centro Histórico de Manzanillo, iniciando en la Calle Balbino Dávalos, toda la calle Carrillo Puerto hasta llegar a Las Palmitas, y continuando por la Prolongación México hasta finalizar en las Canchas del Seguro Social. La calle quedaría cerrada a carros y motos por algunas horas entre la mañana y el mediodía, preferentemente en un domingo.

Como en la experiencia jalisciense, alrededor de esta ruta se harían exposiciones y actividades culturales y artísticas. Como sabemos, estas vías recreativas convocan a muchos amantes de los perros, por lo que también se podrían hacer eventos paralelos para las personas que aman a los animales.

Los beneficios de tener esta actividad por lo menos una vez al mes en el corazón de nuestra ciudad, pienso que serían mucho, y esto no significa que dejara de llevarse a cabo la de Las Brisas, la cual podría continuar haciéndose en un día diferente del mes, pues se ha visto que también ha logrado una buena convocatoria.

Hay que aclarar que estos eventos no son, como quizá algunas personas pudieran creer, solamente para deportistas consumados, que van a correr sobre estas rutas urbanas, sino para que las personas se activen caminando, trotando o como quieran, sin importar su edad, sean niños o de la tercera edad, y se recomienda la participación en familia y con mascotas.

El hecho de que no use el automóvil en estas calles céntricas, aparte de crear conciencia sobre la necesidad de caminar, también ayuda a bajar los niveles de contaminación.

En fin, que hay una diversidad de beneficios que el hacerlo en nuestra zona urbana quedarían, a lo que habría que agregar, la reactivación económica que podría darse en la zona, ya que muchas personas visitarían el área.