Desde el malecón


Víctor Manuel Martínez.-

Esta será la primera elección local en la que las redes sociales van a ser las máximas protagonistas, a pesar que la vida de ellas es más larga y que tuvieron ya un importante papel en las elecciones pasadas; pero a mi entender, jamás como ahora, en que todo lo que hacen los principales personajes de la política estatal y municipal se puede saber en cuestión de horas, minutos, y en algunos casos, hasta de segundos; al instante mismo, cosa que no pueden hacer ni las mejoras radiodifusoras, periódicos o programas de televisión, pues todo mundo ya anda por dondequiera armado de su celular para enviar mensajes y tomar fotografías sobre lo que está sucediendo.

Los errores y aciertos ya no se pueden ocultar, y ahora lo que quizá podrá hacerse es justificarlos, nada más. Lo que los demás callen o se quiera callar por diversos intereses, las redes sociales no lo callarán. Es imposible callar, bloquear, censurar, amenazar y/o manipular a todos.

Sabemos que antaño los periódicos podían incluso manipular fotografías, para engrandecer los eventos de los diferentes partidos y candidatos; y en contraparte, sobre los mítines de los candidatos o partidos que se quiera afectar, se trata de minimizarlos con tomar a modo en cuanto al ángulo y haciéndolas muy cerradas.

Pero ahora todo mundo toma fotos con sus propios celulares de estos eventos, donde se ve la realidad; y algo más, ahora están haciéndose más presentes entre los ciudadanos los drones con sus camaritas, que toman imágenes desde perspectivas inmejorables, y esto al servicio, repito, de los ciudadanos, y llegando como de rayo a las redes sociales.

Estas se han hecho todavía más masivas, alcanzando aun a personas de edad avanzada, que anteriormente no se interesaban en su uso y manejo. Por todo esto, las campañas políticas se tienen que hacer pensando en ellas, los estrategas y coordinadores de las mismas tienen que pensar en que llegaron para quedarse y son muy influyentes entre los votantes.

Los mismos candidatos tienen que tomarlas en cuenta, pues antes sólo contaban con la difusión de sus declaraciones en ruedas de prensa a través de los reporteros, quienes eran el enlace o filtro con la sociedad. Ahora, las redes sociales, si no los han desplazado, los han igualado. Pero hay muchos hechos que acontecen fuera de los eventos oficiales, y que, sin embargo, tienen gran significación para el electorado, para bien o para mal de cada equipo de campaña, que se filtran a cada momento a las redes sociales.

Pero, hay que considerar que no todo lo que se dice en las redes sociales es cierto. A veces se difunden rumores malintencionados y, por tanto, hay que saber discernir entre la verdad, la mentira y las medias verdades, que también son mentiras.