Desde el malecón


Víctor Manuel Martínez.-

El día de ayer se dio a conocer la noticia bomba de la semana, que fue el destape de última hora de Virgilio Mendoza como candidato a diputado local por el distrito XIII.

El capital político que trae el todavía alcalde de Manzanillo es muy grande y eso es algo que nadie le puede regatear, e incluso estaba para cosas más grandes que una diputación local, pero su nominación le viene muy bien al Partido Acción Nacional, de cara a las próximas elecciones.

La ola de votos que significará la presencia de Virgilio en las boletas electorales va a arrastrar hacia arriba a la seguridad de la playa a sus compañeros de partido muy seguramente. Si de por sí, Gabriela Benavides era un hueso muy duro de roer para cualquiera, el empuje que dará a su candidatura el poder hacer dupla en la campaña por iniciar con su gran aliado político, Virgilio Mendoza, será enorme.

Y no sólo eso, sino hasta la candidatura al Gobierno del Estado por parte de Jorge Luis Preciado Rodríguez -que no era muy popular que digamos, sobre todo, porque la gente esperaba que Mendoza Amezcua fuera el candidato, como era lo natural que sucediera-, también se verá beneficiada por el oxígeno que le inyectará la llegada del armeritense y manzanillense por adopción.

Frente a Benavides Cobos hay un candidato también fuerte, como es “Pico” Zepeda, que tiene sus seguidores, aparte de contar con el voto duro del PRI, que es un factor importante a considerar, por lo que la contienda se veía cerradísima, aunque hay que decir que la declinación de Virgilio para ir por la gubernatura le había bajado mucho los ánimos a muchos militantes de Acción Nacional, que hay que decirlo, estaban tristes y desilusionados.

Y, aunque no es lo mismo ir por una diputación local que por una gubernatura, peor es no ir, no aparecer. Su presencia en las boletas, aun sea de última hora, vuelve a levantarle la moral a los activistas blanquiazules, militantes del PAN o no, lo cual se vio claramente desde el día de ayer.

En estos momentos, y tras esta noticia inesperada, se puede decir que Benavides ha tomado la delantera de una forma más clara, aunque quizá ya sacaba un poco de ventaja a su principal opositor, por parte del Revolucionario Institucional.

Desde luego que los tricolores no se van a quedar con los brazos cruzados, y ya se hablaba ayer por la noche de posibles reajustes y decisiones de último momento para tratar de contestar el golpe, lo cual será difícil.

El todavía alcalde porteño es muy querido y trae mucha aceptación, donde quiera que se le ponga.