Desde el malecón


Víctor Manuel Martínez.-

Se ha puesto de moda en Manzanillo la venta de unas pipas muy chics para fumar, conocidas como narguiles, cachimbas o simplemente pipas de agua, a las que algunas personas que gustan del tabaco y la nicotina les agregan aromas y sabores frutales y de ciertas esencias, lo cual no es algo nuevo, pues es un implemento usual en el Cercano Oriente.

Aunque se afirma que esta pipa se inventó en China o la India, en el Extremo Oriente, actualmente es muy usual y asociada con Turquía y Líbano. Con el tiempo se exportó a los Estados Unidos como algo éxito, que pudo penetrar con éxito en los jóvenes de este país vecino, debido a que se introdujo en los bares.

Contrario a lo que algunos creen, es igual o incluso más nocivo que cualquier otra forma de consumo de tabaco, por su alta concentración de nicotina absorbida por el organismo. Hace algún tiempo recibimos en Manzanillo la visita del conductor de un programa de televisión del canal por cable Unicable, el norteamericano Robert Alexander, cuyo espacio se denomina GEM, que son las iniciales de “Gringo en México” (el cual creo que actualmente ya ha salido del aire). Durante su visita, pues, a Manzanillo para conocer la vida nocturna de nuestra zona turística, el boulevard costero Miguel de la Madrid Hurtado, visitó dos o tres bares y discos, destacando que en uno de ellos fue agasajado con unas pipas de agua, para fumar con sabores exóticos de tipo frutal.

Ahora se están comercializando más, pues los jóvenes y adolescentes las demandan. Sé que hay muchos que las fabrican de forma casera. Ahí le va ahora sí la razón de escribir sobre este tema, y es que quizá muchos padres no sepan que las usan para fumar mariguana casi en sus narices, aprovechando que a través de este medio, el narguile o pipa de agua, el característico olor a la hierba verde -a petate quemado le comparan-, no sale con intensidad, sino que es imperceptible o casi. De ahí su cada vez más alta demanda.

No vaya a creer que se usan para apreciar los tabacos aromáticos y de sabores. Habrá quien lo haga con estos fines, sobre todo las personas de 40 ó 50 años hacia arriba; pero la demanda está creciendo para consumir mariguana, y de esta forma, en vez de ir a esconderse a algún rincón oscuro de la colonia, pueden estar drogándose en la recámara de al lado. Así que, investigue si su hijo no guarda por ahí, escondido en algún rincón de su cuarto o en su mochila, algún implemento de estos.

Es bueno estar al pendiente de estas cosas, porque a veces no estamos al día de las argucias de los chamacos para drogarse sin que sus familiares o profesores se enteren, pues de esta forma, también incluso en los patios de los planteles escolares, encienden esta pipa donde tienen la cazuela con agua, y arriba la hierba, y luego por el tubo absorben el humo, sin que emane el clásico olor que se esperaría de un sitio donde hay alguien drogándose.