Desde el malecón


Víctor Manuel Martínez

Se confirmaron los rumores que parecían del todo improbables, y el pasado martes por la tarde se dio a conocer que Virgilio Mendoza, quién sabe por qué razones, no inscribió su candidatura a la gubernatura del estado por su partido, Acción Nacional, y no sólo eso, sino que confirmó que no habrá de registrarse para ninguna otra posición en juego en las próximas elecciones, al afirmar de forma categórica que se quedará al frente de la alcaldía hasta el fin del período para el que fue electo.

Las causas podrán saberse al tiempo, o quizá nunca conocerse, pero lo que los panistas quieren saber ahorita es: ¿Cómo le van a hacer para enfrentar al PRI, cuando de última hora no cuentan con la mejor carta que tenían?

Es por eso que desde ayer por la tarde se percibía en las redes sociales, que son el termómetro actual de la sociedad, tristeza, decepción y preocupación en los perfiles de los activos blanquiazules, sobre todo en el caso de los virgilistas; pues ya sabemos que dentro del mismo panismo hay otras corrientes que no simpatizaban con las aspiraciones del armeritense avecindado en Manzanillo.

Entonces, ¿qué hacer? Cuando no se puede vender una persona, entonces hay que vender una idea. La bandera del PAN de cara a las próximas elecciones era una persona, por su carisma, simpatía y popularidad, que era Virgilio Mendoza, y ahora, al no contar con él ni tener el tiempo suficiente para poder crear un nuevo candidato competitivo, lo que les queda es vender una idea, y esa idea es: La alternancia.

No van a conseguir los blanquiazules un candidato como el que pretendían apoyar, que les daba para soñar en ganar, pues no se puede crear en laboratorio a un candidato al vapor; entonces ahora deben enfocarse en meterle a los electores la idea de la alternancia. En segundo lugar, para poder lograr la alternancia, tienen que promover el voto útil, para que no se fragmente entre el abanico de los partidos de oposición la oportunidad de vencer al tricolor, ya que Movimiento Ciudadano, el Partido de la Revolución Democrática y el Movimiento de Regeneración Nacional se van a llevar su buen porcentaje de los votos; y como también en esta ocasión el Verde Ecologista -que en otras ocasiones ha sido satélite del PRI, presentando los mismos candidatos, hoy en varias posiciones se lanza con candidatos propios, que también contribuirán a seguir distribuyendo el voto en pequeños apartados, que lo único que hacen es hacerle el caldo gordo al PRI-, se diluye la posibilidad de la alternancia.

La alternancia debe ser la bandera del PAN, y con eso atraer al electorado en general, y en especial a militantes de pequeños partidos, que no aspiran a ganar, sino a mantener su registro nada más, pero que sí hacen mosca a la hora de los resultados finales. Lo único que puede sustituir de algún modo la ausencia de Virgilio Mendoza en las boletas, es la posibilidad de la alternancia. Pues, también hay que considerar que Leoncio Morán va a atraer a muchos panistas indecisos de apoyar al candidato emergente, Jorge Luis Preciado. Sólo queda la bandera de la alternancia en el camino del PAN.

El día de ayer se dio de manera oficial del registro de Sergio Sánchez Ochoa como precandidato a la diputación local por el distrito XIII, en alianza con el Partido Verde Ecologista de México y Panal, y de inmediato se constituye en uno de los más sólidos aspirantes, no sólo dentro de su partido, sino incluso comparándolo con cualquier otro aspirante de los demás partidos políticos, incluyendo a los panistas.

La candidatura de Sánchez Ochoa brilla con resplandor propio, y no con oropel, porque ha trabajado, y aunque lo ha hecho de manera general, en todo el municipio, en especial se han visto sus acciones en este distrito, y para ello ha trabajado de la mano de las autoridades municipales, gestionando por encima de cualquier diferendo ideológico, y eso es algo que los ciudadanos ven, más allá del entorno meramente priísta.

Buena parte del camino, se aprecia que ya la tiene conquistada. El se puso a trabajar desde su primer día como regidor, y no lo empezó a hacer hasta que vio acercarse las campañas, como han hecho otros personajes, y eso es algo que puede acreditarse con todas las gestiones encabezadas y sus constantes propuestas y aportaciones acertadas al cabildo manzanillense.