Desde el malecón


Víctor Manuel Martínez.-

El día de ayer se dio a conocer que 15 corrientes al interior del Partido de la Revolución Democrática (PRD) en el estado de Colima se pronuncian por apoyar la candidatura de Virgilio Mendoza Amezcua, a título grupal; es decir, no a través de una alianza oficial de su partido con el del actual presidente municipal de Manzanillo, Acción Nacional, quienes de última hora decidieron, quién sabe porqué razones, no hacer unión electoral frente al Revolucionario Institucional.

Estas corrientes, con numerosos votantes incluidos, no estarán dejando a su partido, el del Sol Azteca, sino que están viendo la inmejorable oportunidad, histórica, de poder arrebatarle la gubernatura por primera vez localmente a los tricolores, y su decisión se basa, desde luego, en el carisma e imán personal-electoral que nadie puede dudar que posee Mendoza Amezcua.

Por eso, no se entiende la postura del PRD de querer ir en solitario, pues su única carta fuerte electoralmente a nivel estatal -y eso relativamente, pues aunque es conocida, su popularidad se circunscribe solamente a algunos puntos de nuestra demarcación geográfica-, es Indira Vizcaíno; y si a su figura se hubiera unido la de Virgilio, ambos hubieran hecho una sinergia poderosa, importante, muy difícil de vencer, pues ya se hablaba que harían campaña juntos.

Por todo esto, no se entiende que no hayan privilegiado el lograr la alternancia en Colima, y eso de las dos partes, porque, aunque la información vertida en la prensa menciona que el PRD es el que rechazó la alianza, unilateralmente, hay que recordar que las negociaciones se hacen entre dos partes, y éstas incluyen acuerdos, concesiones y pactos, por encima de las naturales diferencias que dos partidos tienen, y en esto, se puede decir que el PAN también fracasó, pues ellos eran los más beneficiados de conseguir ir en alianza con los solaztequistas.

El beneficiado, en cambio, con que no se haya conseguido la alianza, fue el PRI, pues reza el antiguo refrán: “Divide y vencerás”, y esta división, así no haya sido hecha por ellos de forma directa, les consigue puntos a favor de su candidato, el único registrado a la gubernatura del estado, Ignacio Peralta.

Así es que, ya no es hora de andarle dando vueltas para los blanquiazules, quienes deben ungir como su abanderado a Mendoza Amezcua. Mientras que hay muchos ciudadanos sin partido o de partidos ajenos al PAN que comulgan con el de Armería, tanto como para que dentro del mismo PRD haya 15 corrientes internas que lo apoyen como su candidato al gobierno del estado, no se sabe de ninguna corriente preciadista; es decir, que existan militando en pro de la candidatura a la máxima silla estatal por parte de Jorge Luis Preciado.

Es evidente el mayor arrastre electoral de Virgilio Mendoza, quien es el único panista que puede hacerle mosca, mella o sombra a Ignacio Peralta. Porque parece que la candidatura de Leoncio Morán, el famoso “Locho”, que no se puede negar que también tiene su carisma personal, va a crecer, y aunque todo indica que no le alcanzará para pensar en ser gobernador -aunque en esta vida todo es posible-, si les va a arrebatar algún porcentaje significativo de votos a los candidatos del PRI y del PAN, y todavía falta por conocer a los demás candidatos de otros partidos; y mientras más se vaya dividiendo el voto, más necesario será para el PAN, si quiere conseguir la alternancia en Colima, tener como su candidato a Virgilio Mendoza Amezcua.

Hay que recordar que Movimiento Ciudadano ha crecido mucho a nivel nacional, tanto que en Jalisco, por poner un ejemplo cercano, ya son la segunda fuerza electoral, e incluso en algunas zonas, la primera; tanto que se especula que el próximo alcalde que se elija para la ciudad de Guadalajara podría ser el representante de este instituto político.

El siguiente paso que quieren dar los naranjas, es meterle todo el apoyo y los recursos que se puedan a crecer en el vecino estado de Colima, y por eso se espera que puedan crecer de forma significativa en los próximos comicios en nuestro suelo volcánico y salado.

También, aunque Morena no ha alcanzado fuerza en nuestra entidad todavía, la figura de Andrés Manuel López Obrador siempre es importante, y no dudamos que se va a estar dando sus vueltas de forma constante a nuestro estado, para reforzar la candidatura de quienes sus huestes elijan (o el dictamine con la fuerza de su dedo).

Sé de muchas personas que localmente son fanáticos incondicionales del tabasqueño, mejor conocido popularmente como “El Peje”, y cualquier persona que bajo el cobijo de su partido personal, buena sombra le va a caer, no lo dude.

Así pues, el abanico, el espectro electoral, va a ser muy amplio, con un menú muy variado, y aunque blanquiazules y tricolores-tricolores y blanquiazules -en el orden que sea- van a estar arriba al momento de los resultados, esto va a afectar a los resultados.