Desde el malecón


Víctor Manuel Martínez.-

La obra del Parque Metropolitano en la laguna de El Valle de las Garzas es muy importante para nuestro municipio, ya que representa una oxigenación en el tema turístico, que ha estado mayormente enfocado a las playas y los giros negros; y los esfuerzos en las nuevas tendencias del mercado de la industria sin chimeneas, como es el ecoturismo, por ejemplo, son escasos y poco respaldados.

El conservacionismo en Manzanillo es importante, porque estamos perdiendo día con día todo tipo de especies en cuanto a flora y fauna, así como ecosistemas enteros en sitios puntuales, y en especial la laguna, está altamente amenazada.

A pesar de que ya son muchos los años en que se ha estado impulsando la creación del llamado Parque Metropolitano, esfuerzos, que si no me equivoco iniciaron por parte de la Agrupación Ciudadana Manzanillense (Aciman), antes incluso de formarse el actual patronato que encabeza todas las cuestiones y trámites referentes a este tema ante el gobierno, lo más que se ha logrado concretar es que se tenga un mirador y un estacionamiento, así como el mantenimiento de la limpieza en los alrededores, penando el que la gente arroje basura.

Pero, día con día, también se está perdiendo terreno, y lo digo literalmente, pues se puede ver como centímetro a centímetro, la parte de atrás de El Valle de las Garzas está creciendo y ganando lugar. Los dueños de predios pegados al vaso lacustre limpian sus terrenos hacia atrás, excediéndose en el límite debido, cortando maleza y echando escombro para rellenar, y de poco a poquito, hay sitios donde ya se le ha ganado un buen terreno a la laguna, y hasta donde había media cuadrita, ahora hay dos cuadras, como por la avenida Paseo de las Gaviotas, donde se observa que detrás de las casas pegadas a la carretera ya hay otras, y se puede uno internar hacia abajo y encontrar más casas, cuando se supone que la laguna debería empezar luego. Si sigue pasando el tiempo, y no se consiguen los recursos para construir y habilitar el Parque Metropolitano de El Valle de las Garzas, las dimensiones del sitio en que se planea su existencia se reducirán sensiblemente.

Por cierto, al inicio de esta área, pegado al boulevard costero Miguel de la Madrid y una orilla del Barrio I de El Valle de las Garzas, está una antigua antena muy alta, que es un vestigio histórico, que nos habla de los inicios de la radiodifusión en Manzanillo, la cual debería de conservarse, pues no tenemos muchas cosas viejas que presumir en Manzanillo.

Ya por los años 70’s, cuando iba uno a los balnearios de Salagua, Olas Altas o Miramar en el automóvil de la familia al llegar a la laguna de las Garzas, se encontraba uno con esta alta antena de radio, que inmediatamente llamaba la atención, la cual, por cierto, estaba todavía en uso. Ya para entonces, tenía sus añitos de servicio. Pero la Unidad Habitaciones Valle de las Garzas no existía aún en ninguno de sus cinco barrios. Por entonces era una gran zona de manglares casi impenetrable. Por esto creo que esa antena y la cabina aledaña que son recuerdos de la radio primaria en Manzanillo deberían ser conservadas como una parte importante a resaltar cuando se hagan recorridos por el parque; digo, pensando en que no habrá de pasar mucho tiempo para que se autoricen los recursos necesarios para hacerlo.

Ahora sólo nos queda ya un pequeño espacio de manglares al derredor de la laguna, y también existe el peligro de poderlo perder ante el avance inexorable de la mancha urbana.