Descentralización afectó el turismo


 

Carlos Valdez Ramírez

 

Durante la década de las 70’s, la Secretaria Estatal de Turismo estaba a cargo de un delegado federal, mismo que se encargaba de maniobrar los proyectos y bajar recursos, en ambas funciones, con el fin de proyectar la actividad turística y continuar con la influencia que el municipio marcaba; sin embargo, la federación decidió descentralizar las delegaciones federales, afectando de manera fatal el plan de trabajo que se realizaba.

Lo anterior fue dado a conocer, en entrevista exclusiva a EL NOTICIERO MANZANILLO, por Vidal Dávalos Laurel, reconocido prestador de servicios turísticos de sepa, quien atiende a turistas nacionales e internacionales por medio de sus embarcaciones y viajes a la mar.

Abundando en el tema, detalló que durante la administración de la ex gobernadora Griselda Alvarez fue la última época en donde Colima mantuvo un secretario de Turismo que a la vez era el delegado federal, siendo este Ricardo Malagón y de Parras, quien con un equipo de 15 empleados podía liderar los mejores trabajos.

De este modo, al descentralizarse las delegaciones, los posteriores gobernadores de Colima encomendaban la Secretaría a sus amigos con trayectoria política, pero sin la capacidad y conocimiento turístico.

En ese sentido, detalló que la actividad turística se desvirtuó a diferencia del puerto comercial, sin importar que la vocación del municipio dé para mantener ambas actividades.

Expresó que al no haber un secretario capaz de encontrar los canales adecuados para seguir promoviendo nuevas inversiones, el contacto con el Fondo Nacional de Fomento al Turismo (Fonatur) fracasó, perdiendo de esta manera la implementación de grandes desarrollos, como lo hicieron los destinos de: Huatulco, Ixtapa, La Rivera Maya de Nayarit, Los Cabos.

Vidal Dávalos recordó sus años juveniles, cuando acompañaba a su padre en la pesca deportiva. “En aquel tiempo, cuando era gobernador Pablo Silva García, se creó el aeropuerto Playa de Oro y con la apertura de Las Hadas, vino turismo internacional, realeza europea, Manzanillo estuvo en el panorama turístico con un hotel hermoso, que fue reconocido por revistas internacionales como la Séptima maravilla del mundo”, dijo.

Además se mantenían grandes restaurantes, como El Bugati, El Dorado, El Oasis; de igual manera había desarrollos turísticos y fraccionamientos como Club Santiago y La Conta.

“En esos tiempos sobraba turismo y las embarcaciones de quienes nos encargábamos a la pesca deportiva no eran suficientes, salimos mañana y tarde. Un total de 35 embarcaciones que hacían un promedio de 50 viajes diarios, pescaban pez vela antes de llegar al Faro de Campos a dos o tres millas y el turismo dejaba una gran derrama económica”, expresó.

Sin embargo, indicó que afortunadamente la tecnología y los medios de comunicación han brindado un escape al gran bache por el que se atraviesa. De este modo todas las personas que se dedican al turismo han abierto páginas de internet y Facebook, donde hacen que su trabajo hable por sí solo, de esta manera los clientes recomiendan sus actividades, empezando a capturar nuevamente el turismo.

De este modo, agregó, espera que la dedición del gobernador Ignacio Peralta Sánchez garantice las expectativas al colocar a César Castañeda Vázquez del Mercado como un secretario profesional, capaz de liderar el nuevo proyecto que haga renacer al turismo manzanillense.