Descartan mina en Zacualpan


Martina Ornelas

No se va a permitir la explotación de ninguna mina en la comunidad de Zacualpan, lo que debemos hacer en estos momentos es emprender acciones para redoblar la reforestación con variedades de árboles que han ido desapareciendo de manera paulatina, en aquella zona de Cerro Grande, que es de donde proviene el agua de los manantiales.

Lo anterior lo expresó el secretario de Gobierno, Rogelio Rueda, al sostener una reunión con los integrantes del Consejo Ciudadano y Parlamento de Cien por Colima, A.C., que encabeza como vocal ejecutiva Teresa Santa Ana Blake, donde afirmó que en la comunidad de Zacualpan “no está planteado que se vaya a hacer un proceso para extraer oro y no creo que llegado el momento eso pueda ser autorizado, además no creo que haya algún funcionario que se quiera atrever a hacer eso”.

Reconoció que “en Colima tenemos mucha actividad minera absolutamente irregular, esto en todo el estado, no sólo en Zacualpan, incluso aquella que siendo regular y que cumple con todos los permisos, lo único que está haciendo es extraer el material para llevarlo al puerto de Manzanillo”.

Señaló “esa actividad me parece que les deja muy buenos ingresos a quienes participan en eso, pero no es la ideal para el país. Lo que se está haciendo es extraer minerales que tienen un valor importante, si no, no lo comprarían y otros países, otros intereses, son los que se aprovechan mientras que aquí nos quedamos con todas las afectaciones al medio ambiente, a las comunidades, donde no hay proyectos de desarrollo sino simplemente una extracción de tierras y a los pocos meses se van y les dejan los predios llenos de hoyos”, criticó.

Durante la reunión de trabajo el consejero y parlamentario Alfredo Guedea de la Mora, responsable de la Comisión de Desarrollo Sustentable de Cien por Colima, presentó de manera amplia y detallada las afectaciones que se provocarían al medio ambiente en caso de permitirse la explotación de los yacimientos, ya que se utilizaría arsénico, plomo, cianuro, mercurio, entre otros productos para sacar el oro, además del uso de explosivos, situación que pondría en grave riesgo los manantiales.

Guedea de la Mora, señaló el riesgo de permitir el uso de explosivos, los cuales pueden en determinado momento fracturar el vaso y desaparecer las fuentes de abastecimiento de agua.

Planteó que de permitirse el inicio de los trabajos de la mina, se provocaría desforestación, destrucción del hábitat, generaría contaminación del aire, por ruido y polvos y se destruiría la flora y fauna de la zona.

Los consejeros y parlamentarios de Cien por Colima, plantearon al secretario general de Gobierno la interrogante acerca de que si existe la intención de construir alguna laguna de oxidación, “ya que si se hará la sedimentación en la zona, o si se hará en otro lado, ya que generado de las explosiones pudieran fracturarse esa laguna y generaría una grave contaminación del subsuelo y se pondría en grave riesgo a la población, no solo de esa comunidad, sino de Colima y Villa de Alvarez, por los efectos contaminantes derivado de los materiales que utilizarían”.

Destacaron los miembros de Cien por Colima, que cuando se explota un yacimiento minero, el área de afectación se da en un radio de 50 kilómetros, lo que afectaría inevitablemente la zona conurbada de Colima y Villa de Alvarez.

Luego de escuchar a los consejeros y parlamentarios de Cien por Colima, el secretario General de Gobierno, aclaró que hasta el momento los concesionarios de esa mina, no han realizado ningún trámite, para iniciar con la explotación, “no han entregado la Manifestación de Impacto Ambiental, a la Semarnat, en consecuencia, no se ha realizado ningún trámite, como para suponer que ya estén próximos a iniciar trabajos o que tengan la firme intención de hacerlo”.

Dijo que hasta la discusión en la comunidad se ha centrado en el aspecto social, político y agrario de Zacualpan, “pero en realidad nadie se ha expresado en los últimos meses en la posibilidad de emprender acciones ni en el tema minero, ni en el tema ambiental. Lo que se ha expresado en distintas manifestaciones ha sido un conflicto al interior de la comunidad, que ha utilizado un argumento minero y un argumento ambiental, para poder aflorar”.

Rogelio Rueda reiteró que la concesión de esos terrenos de Zacualpan data de hace 50 años, “ahora, si los concesionarios quieren llevar a cabo la explotación primero deben presentar su Manifestación de Impacto Ambiental (MIA), decirle a Semarnat lo que pretenden hacer y documentar en qué van a constituir los impactos al medio ambiente y cuál va a ser la afectación”.

Reiteró que “hasta el momento no han presentado nada, en consecuencia no se ha analizado por Semarnat ese proyecto, en consecuencia mientras no presenten una Manifestación de Impacto Ambiental, no hay elementos para decir que ya es un hecho”.

Lo que se quiere hacer en Zacualpan, dijo, “es lo mismo que se quiere hacer en muchas partes del estado, que es ir, retirar material y llevarlo en camión; no se está hablando de ningún tipo de beneficio en general, de ningún proceso y si hay interés por extraer oro, eso no se ha manifestado”.

Señaló que han manifestado que en esa zona existe cobre y que existe un comprador en la zona de Tuxcacuesco, en Jalisco, a donde quieren llevar el material y allá hacer el proceso para extraer el bronce.