Del Mar al Volcán


Carlos Valdez Ramírez/J. Baldomero Díaz Gaytán.-

 

Decomiso: Lo que en exclusiva publicamos ayer en EL NOTICIERO DE MANZANILLO podríamos decir que las malas noticias siguen llegando:

“En Manzanillo fueron decomisadas 100 mil toneladas de hierro, cuyo origen de extracción no pudo ser comprobado, ya que no correspondía a la mina que cuenta con el permiso correspondiente, informó Alfredo Castillo Cervantes, comisionado federal para Michoacán.

“El funcionario comentó que suman 300 mil toneladas decomisadas en las últimas semanas, lo que implica un duro golpe a las finanzas de la delincuencia organizada que está incrustada en la minería.

“Por otra parte, dijo que hasta el 10 de mayo fueron registradas siete mil 868 armas de fuego, de las cuales, cinco mil 888 son de grueso calibre, mismas que fueron entregadas a la Secretaría de la Defensa Nacional y dos mil 280 de calibre menor que los ex autodefensas podrán seguir teniendo en sus casas, pero no portarlas”.

Sin comentarios. Estamos ante el típico caso en donde la información genera conclusiones que llegan en automático.

NABOR OCHOA.El chistoso: Durante un evento realizado el día de ayer en la colonia Lomas Verdes, en el puerto de Manzanillo, el diputado federal Nabor Ochoa, al hacer uso de la voz, se quiso hacer el chistoso y empezó a cuestionar la imagen y el look del gobernador Mario Anguiano Moreno.

Como es de esperarse, hubo un repudio silencioso a los comentarios del legislador federal, a quien alguien debería sugerirle tener mayor respeto por los representantes de las instituciones. No estamos para bromas ni para comentarios de mal gusto, son tiempos en los que, desde cualquier trinchera, se debe exigir respeto por los depositarios de todos los niveles del poder público.

Es obvio que Nabor Ochoa ha quedado rezagado en la carrera por la candidatura del PRI al Gobierno del Estado y parece que no busca quién se la hizo, sino quién se la pague.

MARCELINO RODRIGUEZ.

El Vaticano: A través de un boletín informativo, la Santa Sede informó que en el transcurso de este mes, Su Santidad, el Papa Francisco I, se estará reuniendo con todos los obispos de la República mexicana, ello con el objetivo de conocer a detalle cuál es la situación de cada una de las Diócesis.

Ante tal noticia, hay que estar atentos a las fechas en las que el Obispo de la Diócesis de Colima, monseñor Marcelino Rodríguez Hernández, estará en El Vaticano, informando al Papa sobre la situación que se vive en las iglesias de Colima y el sur de Jalisco. Siempre es bueno y plausible que a través de nuestro Obispo, Su Santidad nos haga llegar las bendiciones papales.

Por cierto, el Obispo Marcelino poco a poco está conociendo la situación que se vive en los diferentes barrios y colonias. Y ya ha logrado beneficios importantes para la grey católica de Colima, uno de ellos, la construcción del nuevo templo que se ubicará en la colonia Esmeralda. Dicen, no nos crea, que don Marcelino es consultor personal de muchos de los más importantes actores políticos del estado.

MELCHOR URSUA.Tsunami: El pasado fin de semana, el periódico de circulación nacional “Excélsior” publicó un amplio reportaje que tiene que ver, y mucho, con la seguridad de los habitantes del estado de Colima:

“Desde principios de febrero de 1993, que inició una nueva etapa eruptiva, el volcán Everman, que se ubica en la Isla Socorro o Benito Juárez del Archipiélago Revillagigedo, representa un riesgo latente de tsunami para Colima.

“‘Aunque no es muy probable, el Everman podría hacer una erupción muy grande como la del Krakatoa, y eso acabaría no solamente con la población de Isla Socorro, sino que el tsunami que puede provocar hacia Colima sería de magnitudes desastrosas’, advirtió el director general de la Unidad Estatal de Protección Civil, Melchor Ursúa.

“Aseveró que, por ello, Colima enfrenta dos riesgos volcánicos: Con el Everman, distante aproximadamente 600 millas náuticas de la plataforma continental, y el de Colima, ubicado al norte del territorio estatal”.

No cabe duda, cuando no nos llueve, nos llovizna.

Conmoción: La noticia del artero asesinato de la maestra Lorena Margarita Vázquez Montes y de su hija Karla Cecilia Rocha Vázquez ha enlutado y consternado a la sociedad de Colima. Pero los resultados de la investigación nos han dejado en estado de shock: “Se encuentra detenida la hija menor de la maestra, está sujeta a investigación por parte de la Procuraduría General de Justicia del Estado, ya que el autor material del doble crimen la señala como partícipe, se está integrando toda la averiguación y será el juez quien tome la decisión de acuerdo con las evidencias jurídicas”, señaló el día de ayer el gobernador Mario Anguiano Moreno.

Hay quien asegura que cuando la maestra Lorena era agredida con un cuchillo de cocina, su hija Karla Cecilia tomó por su cuenta otro cuchillo y se lanzó en contra del agresor, logrando herirlo.

Estamos ante un acto violento, de esos que tardan mucho en olvidarse. Los colimenses estamos esperando una investigación seria y responsable, y como lo dijimos el día de ayer, esperamos también castigo ejemplar para los responsables.

Pero por lo pronto, las investigaciones de las autoridades judiciales nos están dejando una profunda reflexión plasmada a manera de pregunta: ¿Hasta dónde ha llegado la descomposición social?