Del Mar al Volcán


Carlos Valdez Ramírez/J. Baldomero Díaz Gaytán

El bombero: Ayer corrió como reguero de pólvora la versión de que estuvo en Colima el líder nacional del PAN, Gustavo Madero, quien vino, se dice, “a apuntalar con todo el peso de su figura el proyecto del senador con licencia Jorge Luis Preciado, quien muy probablemente el próximo domingo se convierta en candidato”.

Para nadie es un secreto que Madero tiene un especial interés en que la candidatura de Preciado llegue a buen puerto. Y es que, el siete de junio, en Colima, se juega el prestigio de quien fue el coordinador de la bancada del PAN en el Senado de la República, pero también, va en juego el nombre de Madero.

Habrá que estar a la espera para conocer los resultados de la visita de don Gustavo a Colima. Pero de una cosa sí podemos estar seguros: Serán varias las ocasiones en las que el líder nacional del blanquiazul visitará el estado durante el proceso electoral que viene. Y es que, en Colima va como candidato uno de sus discípulos políticos más cercanos y hombre de confianza.

Acuerdo: Lea usted, amable lector, la información que proporcionaron ayer los diputados Francisco Rodríguez y Rafael Mendoza:

“El diputado del PRD, Francisco Rodríguez, afirmó que la bancada perredista continuará hasta el final de la legislatura a pesar del oficio del presidente de este partido, Jorge Luis Reyes, que envió al Congreso para desconocer a los diputados.

“El diputado explicó que no han sido notificados por escrito de esta decisión y lo que conocen lo han visto en los medios de comunicación, ‘pero a nosotros no nos ha llegado nada’”.

Dijo que existe un acuerdo político entre Rafael Mendoza y él para continuar como fracción legislativa del PRD hasta el final del periodo y que su partido no tiene facultades para modificar la integración del Congreso.

Rodríguez García expuso que desde el momento que recibieron la constancia como diputados electos se conformaron como fracción y el único órgano facultado para dirimir asuntos internos en el Congreso es la Comisión de Gobierno, que preside el priísta Martín Flores.

“Es decir, nosotros no vamos a dejar de ser bancada, a menos que nos declaremos independientes y eso no va a suceder”.

Vaya actitud. Juegan por el PAN y quieren seguir en el PRD.

Deslinde: La campaña mediática del virtual candidato del PAN al Gobierno del Estado, Jorge Luis Preciado Rodríguez, ha girado en torno a la vinculación del ex gobernador Fernando Moreno con el candidato del PRI, Ignacio Peralta.

El día de ayer, “Nacho” propició el deslinde, cuando advirtió que nunca ha sido parte del grupo político de Fernando Moreno, “con él tengo amistad y diálogo pero nadie puede decir que yo en algún momento haya estado subordinado a él o que alguno de los cargos públicos se los deba al ex gobernador”.

Agregó: “Como secretario de Fomento Económico fui invitado por el ex gobernador Gustavo Vázquez. Después Silverio Cavazos me invitó a continuar en el cargo. En el 2009 fui candidato a la presidencia municipal de Colima y en el 2012 aspiré al Senado de la República. Después ingresé al equipo de transición y al gabinete del presidente Peña Nieto. Por lo tanto, dejo en claro que en ningún momento he tenido un cargo público en donde haya estado subordinado o haya sido impulsado por el licenciado Moreno. Por eso lo dejo claro, hay amistad y diálogo, mas no subordinación política”.

La ética: Los políticos son los profesionistas menos confiables en este país. Eso dicen las encuestas que se aplican de manera constante entre los ciudadanos. Y el día de ayer, la Auditoría Superior de la Federación (ASF) generó la siguiente información:

“La ASF detectó importantes ausencias en las instituciones públicas para garantizar la integridad como un factor decisivo para el cumplimiento de sus labores.

“De acuerdo con la ASF, ‘existe una carencia de sensibilización de los mandos superiores respecto de la ética e integridad’”.

Con motivo de la fiscalización superior de la Cuenta Pública 2013, la ASF realizó un estudio a través del cual detectó que las acciones emprendidas para fortalecer la integridad son desarticuladas entre las propias unidades administrativas y que no hay personal especializado en temas de administración de riesgos a la integridad y acciones anticorrupción.

En el trabajo titulado “Continuidad a los Estudios de Control Interno y a la Difusión del Estudio de Integridad en el Sector Público”, la ASF concluyó que es necesario que todas las instituciones públicas cuenten con códigos de ética y conducta debidamente formalizados y que se revisen periódicamente.

Mensaje claro, rotundo: Desde los espacios de poder se combate a los servidores públicos honestos y responsables.