Del Mar al Volcán


Carlos Valdez Ramírez/J. Baldomero Díaz Gaytán

Y… fuera: No hay fecha que no se llegue ni plazo que no se cumpla, así reza uno de los refranes populares. El día de ayer, la ex diputada local, ex diputada federal y ex delegada de la Sedesol, Esmeralda Cárdenas, anunció su renuncia a las filas del Partido Acción Nacional (PAN).

“Hay una crisis de valores y de principios al interior de Acción Nacional. Mi renuncia la he presentado hace unos momentos, pues con gratitud y a la vez tristeza, he tomado esta decisión. Veo con desánimo las situaciones que se presentan, más allá de que sus principios de doctrina tengan vigencia y se vivan en la vida política del partido, creo que no sucede así”.

Afirmó también que: “Después de nueve años de estar esperanzada en que se me diera la oportunidad de participar por la presidencia municipal de Colima, buscaré otros espacios, con el ánimo de servir a los ciudadanos. Como lo habíamos comentado, estaremos participando en este proceso electoral, y finalmente los ciudadanos decidirán si me dan la oportunidad de participar en el gobierno municipal, como es mi aspiración”.

La pregunta que se hacen en el PAN es durísima: ¿Quién es el siguiente en presentar su renuncia al partido?

Designación: Al parecer, el PAN ya tiene candidata para la diputación federal, se trata de la legisladora local Gina Rocha, quien ha hecho un destacado trabajo en defensa de las mujeres, es la primera en lograr que se conjunten los esfuerzos de las distintas agrupaciones femeninas para obtener avances en la legislación.

Además de su trabajo, la equidad de género es su principal aliada y su capital político es destacado, lo que le alcanza para que su nombre figure como la próxima candidata del albiazul designada.

Enojado: Dicen que, en las últimas semanas, a quien no lo calienta ni el sol es al poderoso senador de la República, Jorge Luis Preciado Rodríguez. Y es que, según sus seguidores, “se encuentra tan contento en la capital de la República que el sólo hecho de pensar en la idea de que tenga que venirse como candidato al Gobierno del Estado le produce una profunda depresión política”.

En efecto, en las altas esferas de Acción Nacional se comenta que “el partido debe estar preparado para aceptar y acatar la decisión que tome el presidente municipal de Manzanillo, Virgilio Mendoza. Si decide participar, será bienvenido, porque le garantiza al panismo dar una cerrada pelea electoral en donde tendría posibilidades reales de ganar la contienda”.

Pero… “Si Virgilio toma la decisión de no participar, entonces el candidato natural a la gubernatura es el coordinador de la bancada azul en la Cámara Alta del Congreso de la Unión, el senador Jorge Luis. Quien, sin duda, tendría que entrarle al quite, no puede dejar abandonadas a las huestes panistas”.

Por eso, en las redes sociales y en todos los espacios públicos, se hace patente el estado de ánimo del senador, a quien para nada le agrada la idea de venir a Colima como candidato azul a la gubernatura.

Legislador: La tradición política del Partido Revolucionario Institucional (PRI) nos habla de que quien funge como presidente del Comité Directivo Estatal (CDE), casi siempre, en automático, es postulado a una diputación plurinominal y asume, una vez tomando posesión, el cargo de coordinador de la bancada.

Así ha sucedido con los últimos líderes del CDE tricolor. Por ejemplo, Luis Gaitán Cabrera brincó al Congreso y coordinó a la bancada. Itzel Ríos de la Mora siguió los mismos pasos y en el presente, Martín Flores Castañeda es el líder de la fracción del Revolucionario Institucional en el poder Legislativo.

Insistimos en que es una de las reglas no escritas del sistema político priísta colimense. Y por eso, el día de ayer, Francisco Anzar, actual dirigente del PRI en el estado de Colima, salió a los medios de comunicación para comentar que “para nada le desagrada la idea de ser candidato a un puesto de elección popular”.

El mensaje de “El Tamacuas” está sobre la mesa y ya lo dice el dicho: “Sobre aviso no hay engaño”.

El mensaje I: En estos tiempos de alta convulsión social, el Ejército Mexicano es una de las instituciones pilares del sistema político mexicano. Y el día de ayer, el secretario de la Defensa Nacional envió un mensaje al que tenemos que darle la lectura adecuada. No podemos darnos el lujo de, en este momento, irritar a la institución más confiable que tenemos:

“El secretario de la Defensa Nacional, Salvador Cienfuegos, aseguró que hay personas que quisieran distanciar al Ejército del pueblo, pero advirtió que eso es imposible, ‘porque somos uno y lo mismo’.

“Ante el presidente Enrique Peña Nieto e integrantes del gabinete federal, dijo que nadie puede estar por encima de la ley y mucho menos de las instituciones, y recordó que siempre habrá mexicanos leales, que estamos dispuestos a resguardarla y hacerla respetar.

“Durante la ceremonia del 102 aniversario de la marcha de la lealtad, Salvador Cienfuegos subrayó que para las fuerzas armadas no existen corrientes ni ideologías que los perturben y separen del ideario y del honor que han cultivado con lealtad y sin desmayo a México.

“‘Anhelamos mejores condiciones de vida, de progreso, de seguridad y desarrollo. Hay quienes quisieran distanciarnos del pueblo. ¡Imposible! Somos uno y lo mismo, basta ver el rostro, la piel, el pensamiento y el corazón de cada soldado para ver que somos pueblo, somos México, igual que el resto de la patria’”.

El mensaje II: La diputada local y virtual pre candidata de Acción Nacional a la presidencia de Villa de Alvarez, Yulenny Cortés, envió ayer un mensaje con alto contenido político: “En el PAN debemos tener un plan A, un plan B y un plan C, pensando, en la candidatura al Gobierno del Estado”.

Sólo podemos concluir con una frase: “Al buen entendedor, pocas palabras”.