Del Mar al Volcán


Carlos Valdez Ramírez/J. Baldomero Díaz Gaytán.-

El informe: Todo se encuentra listo para el informe legislativo que rendirán el próximo viernes en Manzanillo los diputados federales Francisco Alberto Zepeda González y Nabor Ochoa López.

Para el evento, que se efectuará en las instalaciones del Casino de la Feria del puerto, se anuncia que el líder de la bancada roja en la Cámara de Diputados, Manlio Fabio Beltrones, enviará un video para felicitar a Zepeda González. Mientras, se confirmó la presencia de Arturo Escobar, coordinador de la fracción del Partido Verde en San Lázaro.

Habrá que estar a la expectativa para medir la temperatura política del informe, analizar cuál de los actores políticos es el más reconocido y evaluar con el aplausómetro. También, hay que estar a la espera para ver qué tal reciben las huestes del PRI y del Partido Verde a Virgilio Mendoza, el virtual candidato panista a la gubernatura.

Protestas: Son tiempos de manifestaciones, momentos en los que todas las agrupaciones sociales necesitan mostrar sus fortalezas, su músculo ciudadano, pero también, sus estructuras políticas. Y es que, no podemos dejar de lado que son tiempos electorales.

El día de ayer, en los principales municipios del estado, Colima, Villa de Alvarez, Tecomán y Manzanillo, la comunidad lésbico gay entregó manifiestos en las oficinas de los alcaldes, en donde exponen su inconformidad por el brutal y artero asesinato de un compañero, suscitado hace unos días en Tecomán, al mismo tiempo de que claman por justicia.

Los días que está viviendo México son de alta convulsión. Hoy, en todos los rincones del país se están registrando protestas en donde los ciudadanos han tomado las calles para manifestar sus inconformidades. Hace bien la comunidad gay en exigir sus derechos. Y se vieron bien los alcaldes que recibieron a los inconformes.

En el país se están construyendo nuevos tiempos. Es la hora de los que saben hablar, pero también, es el momento de los que saben escuchar.

Problemas: Los conflictos políticos internos están pegando, de lleno, en la credibilidad del Partido Acción Nacional (PAN). Leamos el escándalo de esta semana:

“El Tribunal Electoral del Estado (TEE) ordenó al Comité Directivo Estatal del PAN convocar la renovación del Comité Municipal de Colima del mismo partido, que debió haberse realizado en febrero de este año.

“Tras una serie de argumentos que fueron declarados infundados tanto por el TEE como por el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (Tepjf), Julia Angulo Jiménez, quien se separó de la presidencia del CDM panista se ha negado a lanzar la convocatoria. En su lugar, entró Alberto Partida Valencia, secretario general, pero en funciones como presidente del CDM panista.

“La resolución del TEE le impone un plazo hasta el 21 de noviembre para lanzar la convocatoria respectiva para que a más tardar el 21 de diciembre se elija la nueva dirigencia municipal del PAN en Colima”.

Sin comentarios, los chanchullos internos están afectando, y mucho, la credibilidad del partido azul.

Convivencia: Desde las altas esferas del Partido Revolucionario Institucional (PRI) se ha girado una instrucción precisa: “Empiecen a enviar señales de civilidad y buenas relaciones políticas en todos los municipios del estado”. O lo que es lo mismo, hay que apostarle a la unidad del partido.

Por ello, en las próximas semanas veremos conviviendo a Oscar Valdovinos y a José Antonio Orozco en Colima; a Francisco Zepeda, Fernando Morán y Guillermo Topete en Manzanillo; a Arturo García Arias, Noé Pinto y David Rodríguez en Tecomán.

Hace bien el PRI en tratar de unificar a todos sus cuadros. Sobre todo, porque hay algunos municipios en donde, como dice el refrán, “el horno no está para bollos”. Parece que estamos en la hora de la reconciliación de todos los militantes del PRI.

Salud pública: Lea usted los siguientes datos, amable lector, y saquemos, cada quien, nuestras propias conclusiones:

“Mientras hace cuatro años Colima se encontraba entre los estados promedio en índice de defunciones observadas a causa de diabetes mellitus, con un promedio de 62.30 a 73.00; a partir de 2011 la proporción aumentó y pasó a ubicarse entre los 10 estados con mayor tasa de mortalidad por cada 100 mil habitantes.

“Prácticamente, Colima, Tlaxcala y Tamaulipas fueron las únicas entidades que avanzaron a este rango grave de clasificación, en donde aparecen desde años atrás Coahuila, Michoacán, Veracruz, Guanajuato, Estado de México, Tabasco, Puebla y Distrito Federal, con una tasa de mortalidad entre 71.55 y 99.57 por ciento.

“A pesar de que el promedio nacional de muertes antes de 2011 se encontraba en 73.80, después bajó a 69.78; sin embargo, en Colima aumentó el índice de defunciones entre sus habitantes a causa de este problema de salud crónico-degenerativo, revelan datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

“Seguida de los tumores malignos, la diabetes se ha convertido en la principal causa de muerte entre los colimenses. La Secretaría de Salud y Bienestar Social (SSyBS) local estima que el 9.3 por ciento de la población total padece este problema que es causado por la falta de producción de insulina”.