Del Mar al Volcán


Carlos Valdez Ramírez/J. Baldomero Díaz Gaytán.-

Guerra sucia: Lo peor que nos puede pasar en el estado de Colima es que el proceso de sucesión gubernamental se torne en un escenario de guerra sucia. El día de ayer, en un conocido medio de circulación nacional lanzó el primer “bazookazo”, en donde se busca desprestigiar las aspiraciones del secretario de Fomento Económico, Rafael Gutiérrez Villalobos.

Son varias las interrogantes que ronda en el ambiente. En primer lugar, ¿por qué hasta ahora se lanzan esas acusaciones en contra uno de los colaboradores más cercanos al gobernador Mario Anguiano? Y es que, las biografías políticas nos dicen que Gutiérrez tiene más de una década participando de manera activa en el mapa político del estado.

Hay que cuidar, entre todos, el proceso electoral que viene. A nadie le conviene la contaminación de la sucesión gubernamental. Al contrario, si la contienda se contamina, se ensucian todos.

La respuesta: Quien dio una adecuada lectura a la publicación en donde se busca descalificar al secretario de Fomento Económico, Rafael Gutiérrez Villalobos, fue el gobernador del estado, Mario Anguiano:

“Los comentarios de que el narcotráfico posiblemente se involucre en las elecciones de 2015 no tendrán efecto, ya que los colimenses conocen a cada aspirante a candidato por el PRI y a todos los funcionarios públicos.

“Me parece que los comentarios no son ajenos, se han venido dando en otras ocasiones, pero la realidad es que la población de Colima nos conoce perfectamente a cada uno de nosotros, y qué lástima que se presenten este tipo de cosas y seguramente hay intereses ahí o ven que algunos de los actores políticos que están como precandidatos vienen creciendo o traen ánimo de querer desacreditarlos, seguramente van a intentarlo”.

Argumentó que “estos comentarios se dan a raíz de que los actores políticos ven un crecimiento de posibilidades de algunos candidatos y generan rumores”.

Esta historia ya la vivimos en Colima hace seis años, en el proceso electoral del 2009, el destinatario de esos ataques mediáticos fue el propio Anguiano Moreno. ¡Ah, caramba!, parece una segunda parte de lo que pasó en el 2009.

Intolerante: En varias ocasiones, en este espacio, hemos reconocido las cualidades y el talento político de la presidenta municipal de Cuauhtémoc, Indira Vizcaíno Silva. Sin embargo, en las últimas fechas, ha tomado algunas decisiones políticas que empiezan a afectar su imagen pública.

Por ejemplo, el día de ayer salió a los medios de comunicación para decirnos que “durante las fiestas charrotaurinas del próximo mes, no se permitirá que durante los eventos haya propaganda política. Si alguien lo hace, se le conminará a retirarse y si reincide, se utilizará la fuerza pública para retirarlo”.

Pésimo el mensaje que está enviando la guapa presidenta municipal de la tierra de las cañas. ¿En dónde queda la tolerancia, señora presidenta?, ¿en dónde queda el respeto a una de las libertades más sagradas que tenemos en México, como lo es la de expresión?

Indira Vizcaíno se está equivocando. Y en su pecado llevará la penitencia el próximo mes de junio. Al tiempo.

 Vigilados: El día de ayer, el rector de la Universidad de Colima, José Eduardo Hernández Nava, generó una noticia muy interesante:

“Previo al proceso electoral del próximo año, se vigilará a los profesores con el fin de evitar proselitismo político en los planteles que ponga en riesgo la estabilidad de la Institución”.

El rector expuso que “las medidas que se toman refieren a la pluralidad de ideologías políticas; sin embargo, intervención directa de los partidos políticos no se permitirá, por ello estaremos al pendiente de los maestros.

“La Facultad de Ciencias Políticas y Sociales una vez que estén definidos los candidatos los invitará para que se lleve a cabo un debate sobre sus propuestas, continuando con esa línea en la Institución”.

A pregunta expresa sobre si ha recibido quejas de que se estén conformando grupos al interior de la Máxima Casa de Estudios que pueden desestabilizarla, Eduardo Hernández Nava señaló que existen amparos contra las cuotas escolares, también la entrega de panfletos por parte del partido Morena que ofrecía su domicilio para asesorar a los estudiantes sobre el tema.

Bien por el rector. Ojalá y esa prudencia se sintiera en la sede del Obispado de Colima, pero en fin.

Contaminación: Los estados de Michoacán y Jalisco, vecinos de Colima, están contaminados políticamente. En las tierras tarascas, los alcaldes son detenidos por tener relaciones con el narco y en las zonas jaliscienses, los presidentes municipales y los diputados federales son ejecutados, presuntamente, por los grupos de la delincuencia organizada.

Las evidencias nos hablan de una descomposición en los dos estados con los que tenemos colindancia.