Del Mar al Volcán


Carlos Valdez Ramírez/J. Baldomero Díaz Gaytán

El pacto azul: El pasado martes por la tarde, en la oficina de Gustavo Madero, el líder nacional del PAN arrancó de manera formal el proceso de selección de quien será el candidato a la gubernatura de Colima en las elecciones constitucionales del siete de junio de 2015.

En la reunión estuvieron todos los que tenían que estar y se llegó, nos dicen, a un punto de coincidencia: El senador Jorge Luis Preciado Rodríguez y el presidente municipal de Manzanillo, Virgilio Mendoza Amezcua, son los dos que tienen mayores posibilidades de ganar la candidatura. Aunque, no se descarta una candidata emergente, que podría ser la diputada federal Martha Sosa.

Olvidémonos de todos los demás, en el mes de diciembre, el CEN del PAN, de acuerdo con los números que tengan de las encuestas, designará a quien será su candidato al Gobierno del Estado. Virgilio y Jorge Luis ya conocen las reglas del juego, por lo tanto… En sus marcas, listos…

Preocupación: En las alta cúpulas de la Iglesia Católica de Colima existe preocupación debido a que “con la reforma fiscal ha bajado de manera sustantiva la limosna de los fieles”, por lo tanto, se concluye, el Clero se encuentra en estado de máxima alerta debido a que las Iglesias podrían entrar en crisis.

Para nadie es un secreto que la religión se encuentra en una profunda crisis moral, debido, principalmente, a los escándalos que han sido protagonizados por reconocidos sacerdotes de la iglesia católica nacional. Sin embargo, en el interior del catolicismo se encuentran preocupados porque no encuentran la forma de compensar la crisis financiera que se ve venir.

Hay que estar atentos, porque en un estado de mayoría católica, como el nuestro, desde luego que impactaría una crisis en las Iglesias. Pero bueno, por algo está aquella frase bíblica que dice: “Dad al César lo que es del César y a Dios lo que es de Dios”. ¿O no es así, amable lector?

Descartado: De acuerdo con la prensa nacional, quien ha perdido todas las posibilidades de ser electo como nuevo presidente del Comité Ejecutivo Nacional (CEN) del Partido de la Revolución Democrática es el ex senador Carlos Sotelo García.

Todos los comentaristas políticos de la llamada prensa nacional, al hacer un análisis de los aspirantes a la dirigencia del partido del Sol Azteca, comentan que “Sotelo es una propuesta que no genera simpatías entre la militancia, el PRD necesita una sacudida, una renovación moral de sus estructuras y por eso la inmensa mayoría de los simpatizantes ven como más que obvio el regreso de Cuauhtémoc Cárdenas”.

Coincidimos plenamente en que las posibilidades del colimense para llegar a la dirigencia del PRD son muy pocas. No tiene ni la presencia ni la popularidad ni el perfil que requiere en estos momentos ese partido político. Por lo tanto, desde ahora lo pronosticamos, queda la impresión de que sus aspiraciones de ser líder del PRD quedarán en buenas intenciones.

La pudrición: Hay coincidencia en todas las percepciones periodísticas. El estado de Michoacán está podrido en sus fundamentos de poder político. Una pregunta ronda en el ambiente: ¿De qué manera nos impactará, en Colima, la cercanía que tenemos con ese conflictivo estado?

El día de ayer, a primera hora, se presentó una nueva perla política que revela el nivel de descomposición que se vive en Michoacán:

“Fue detenida la alcaldesa de Huetamo, Dalia Santana Pineda, presuntamente señalada por los delitos de homicidio y extorsión.

De acuerdo con los primeros informes, la presidenta municipal fue puesta a disposición de las autoridades judiciales en espera de que se inicien las averiguaciones previas”.

Hay muchas cosas que están mal en Michoacán y repetimos la interrogante: ¿De qué manera impactará el escenario que se vive en las tierras tarascas en la elección del próximo siete de junio en Colima?

La tercera edad: Una de las principales preocupaciones del poder público en Colima gira en torno a cómo dar respuesta a las necesidades de los grupos de la tercera edad en los próximos años.

Lea usted la siguiente información: “En el estado de Colima, nueve de cada 100 habitantes son adultos mayores de 60 años o más. Este grupo de la población está creciendo tres veces más rápido que la población en general, lo que representará una mayor demanda de servicios, espacios públicos y recreativos.

“El Plan Estatal de Desarrollo señala que dentro de 15 años crecerán significativamente las necesidades de atención para los grupos de 63 años y más, pues este sector de la población aumentará en un 153 por ciento entre 2009 y 2030, al pasar de 34 mil 777 colimenses a 88 mil 182 personas”.

El tema de los adultos mayores debe estar en la agenda pública. En el futuro, será uno de los grandes retos de la administración pública. La conclusión de las proyecciones es devastadora: En el 2030, en el estado de Colima, habrá más adultos mayores que niños.

Y ésa, desde la óptica que se le quiera ver, es la realidad del futuro de Colima.