Defraudados piden 2 mdp para recuperar sus ahorros


Anilú Salazar Mejía

En un problema social se ha convertido el quebranto de la Caja Popular “Cooperativa de Colima”, el cual lleva dos años sin resolverse y tiene más de 3 mil socios afectados que viven en Colima, Villa de Alvarez, Tecomán, Manzanillo, Cihuatlán, Jalisco y diversas comunidades.

Ayer, un grupo de defraudados acudieron con pancartas y lonas a protestar frente a Palacio de Gobierno y entregar un documento donde solicitan al gobernador Mario Anguiano un préstamo por 2 millones de pesos para pagar acreedores y que la cooperativa no se declare en quiebra y seguir recuperando el dinero de los socios.

Los defraudados fueron atendidos por el secretario Guillermo Adame, a quien le apremiaron que “por no tener los 2 millones de pesos y en cambio la exigencia de cobro de los acreedores, podríamos perder más de 200 millones de pesos”.

Apelaron a que tomen en cuenta que una buena parte de los socios son personas de escasa capacidad económica y por ende con acusadas necesidades.

“Los recursos que depositaron en la Cooperativa, en algunos casos, son el ahorro de toda su vida, es decir de 40 o  50 años de trabajo, en otros, el ahorro de su jubilación”.

Asimismo, María Elena Abaroa López, presidenta del Consejo de Vigilancia de la Cooperativa, expresó que “están trabajando para que los socios ahorradores recuperen lo que en justicia es suyo y quienes provocaron el quebranto respondan de sus acciones y omisiones, probablemente constitutivas de delito”.

 

SIN DINERO DISPONIBLE

 

Cabe recordar que desde el año 2012, los ex consejeros de la Caja Popular dejaron de entregar intereses y suspendieron la devolución de recursos a los socios ahorradores, pues no había en la Cooperativa dinero disponible.

Al realizarse una auditoría se informó que el quebranto de la Cooperativa asciende a casi 200 millones de pesos y que los préstamos concedidos por la Cooperativa fueron a parar a los ex consejeros y a sus relacionados.

Los ex consejeros señalados como responsables del fraude son Rafael Ordorica y Felipe Cárdenas, contra quienes existen demandas ante la PGR ya que se beneficiaron con préstamos por más de 125 millones de pesos sin regresarlos a la caja.

Además dejaron una serie de deudas con diversos acreedores, dentro de ellos de carácter fiscal: Imss, Infonavit, SAT, que pese a los esfuerzos de recuperación de los socios que se han realizado, no han podido pagar.

“Requerimos con urgencia, $2´000,000.00 de pesos para cubrir los adeudos con las instancias fiscales, cuya exigencia de cobro detiene nuestro paso, esforzado de por sí, pero sobre todo para tener un mínimo remanente que nos permita seguir pagando los gastos de operación: nómina, luz, teléfonos, copias, gasolina, etc. Indispensables para mantener este esfuerzo”.

“Aquí debemos anotar, que por no contar con dinero para pagar la nomina, con oportunidad (algunas quincenas), la Cooperativa ha sido demandada laboralmente por algunos trabajadores, lo que es una carga adicional, comprensible, aunque injusta para la Cooperativa, pues dichos trabajadores conocen los esfuerzos extraordinarios que se han hecho para resolver toda la problemática”.

Los defraudados también acudieron al Congreso del Estado, donde pidieron que no dejen que gane la impunidad en este caso.