De frente


Efrén Cárdenas Rangel

Pese a lo que algunos analistas vaticinaban, de ver a Colima en la ruina financiera, porque no era más que cuestión de tiempo para que el barco sucumbiera y que las finanzas de la administración estatal empezaran a hacer agua producto del “boquetón” que le había dejado el gobierno anterior Nacho Peralta, en poco tiempo, ha demostrado su eficiencia en el manejo financiero y sólo le bastó escaso un semestre para subsanar la situación económica de Gobierno del Estado, y así dejar ver cuál será su forma de gobernar.

Llegar a enderezar el barco no fue tarea fácil y para ello el gobierno de Ignacio Peralta –que ya define su perfil de economista- se sacó de la chistera una serie de medidas financieras, que en cuanto se sentó en Palacio de Gobierno puso en práctica para evitar el desastre financiero del estado que estaba a un “tris” de paralizarse.

Las medidas asumidas por el nuevo gobierno, aparejadas con el complicado panorama de seguridad, que se había desatendido por varios años, fueron objeto de la crítica contumaz y que de propositiva nada que ver, pues el reflejo de esos comentarios era en el sentido de que le fuera mal al nuevo gobierno, sin darse cuenta que lo único a lo que le apostaban era en el sentido de que le fuera mal al estado, no a sus dirigentes.

Las medidas de austeridad financiera y la disciplina en el gasto público fueron drásticas, pero obligadas, lo que aparejado con la renegociación de créditos que pesan sobre la deuda pública, la cual asciende a más de 2 mil 700 millones de pesos, comienzan a reflejarse en buenos resultados que dejan entrever en el avance del saneamiento financiero.

Sobre este punto, el lunes anterior, el gobernador respondió a esas críticas falaces y dijo que como resultado de la “disciplina financiera” se ha avanzado en el saneamiento financiero, lo que permitirá que el segundo semestre del año las cosas en materia económica vayan por buen camino para la entidad; además de que en breve se presentará el Plan Estatal de Desarrollo 2016-2021, que permitirá ejecutar diversas obras para el beneficio de la población.

Esto deja entrever que el orden en la administración del estado se traslucirá en un crecimiento gradual y sostenido de la entidad con la construcción de obras y la implementación de programas, que le permitirán al gobernador seguir cumpliendo compromisos y dar resultados para la población en el ejercicio de su cargo.

El manejo honesto y transparente de los recursos públicos no sólo debe ser unan medida de emergencia para sacar flote las finanzas públicas, sino que las reglas de austeridad en el gasto público deben aplicarse permanentemente en las decisiones que se tomen en lo futuro.

COLETA…

QUIEN DIJO que no se puede.- Interesantes resultaron las declaraciones del director de Desarrollo Rural del municipio de Tecomán, Cecilio Gutiérrez, quien señala que como resultado de la implementación de nuevas estrategias conformadas por el Consejo de Seguridad Municipal de Productores Agropecuarios, el índice de robos en cultivos del municipio ha disminuido de manera considerable. Detalló que algunas propuestas que se realizaron son el patrullaje, la visita del procurador del estado al Ministerio Público los fines de semana, acuerdo de los horarios de movimiento de productos agrícolas y ganaderos.

MAS LOGROS en seguridad.- Coincidentemente, la alcaldesa de Villa de Alvarez, Yulenny Cortés, destacó que su municipio está más tranquilo y la delincuencia ha bajado gracias a la coordinación que hay con la Procuraduría de Justicia. “Ya le hemos pegado a varios homicidas gracias a la colaboración de elementos policiacos de Villa de Alvarez, al narcomenudeo se le ha pegado en varios puntos. Entonces, de mi parte, me gustaría que sigamos así en coordinación con ustedes y seguir combatiendo el delito”, dijo la alcaldesa.

NO SE REPORTAN los ayuntamientos.- Sólo los ayuntamientos de Colima y Manzanillo han reportado una parte de los recursos que perciben por el cobro de siniestralidad a comercios. Los demás ayuntamientos hacen mutis del asunto y traen enchilado de don Melchor Urzúa.