Cultura pública

Eunice Flores Molina. | Foto: Especial

Hace unos días escribí acerca de que a los candidatos a distintos puestos de elección popular, especialmente los que van para la presidencia municipal o a la gubernatura del estado, les hace falta comprometerse con la cultura. Esto es importante, porque dependiendo del nivel cultural, será la belleza de nuestro entorno.

En nuestro municipio tenemos fuentes, pero qué bonito sería que esas fuentes tuvieran una belleza con una exquisitez arquitectónica. Bueno, hasta la iluminación tiene mucho que ver para crear un hermoso ambiente en cada entorno de nuestra ciudad. Por ejemplo, se pueden crear áreas verdes, pero con su debido filtro solar, para que el astro mayor no las queme tan feo, pero al mismo tiempo cumpla con el nivel de calor que se debe proporcionar a las plantas. En otras palabras, se llaman invernaderos. En Manzanillo no los tenemos por falta de cultura.

A las luminarias se les han instalado focos led; sin embargo, la postería en donde son instaladas son simples, sin ofrecer al público alguna belleza especial, y esto también por falta de cultura. A lo más que llegamos es a usar una postería que se hace en serie y se ha convertido en institucional para todo lo que tenga que ver con gobierno a lo largo y ancho de nuestra república mexicana, las cuales son blancas y con gárgolas, todas idénticas. En Manzanillo bien se podrían hacer algunas porta-luminarias que, por ejemplo, simulen el tronco de una palmera o hasta simplemente a lo que ya tenemos, ponerle figuras de peces velas, tortugas, peces, timones de barco, olas marinas, gaviotas o pelícanos, etc., en lugar de las consabidas gárgolas. Se pueden agregar en relieve sobre la postería.

Pero, claro, se necesita creatividad cultural, simplemente hasta para que se les ocurra. Pero estos son solo algunos ejemplos que sugiero.

 En Manzanillo contamos con nuestras flamantes Fuentes Danzarinas, un atractivo muy visitado por las noches y querido por los turistas, más que por los propios. Aquí, para empezar, la pileta simple, cuando pudieron haber simulado la quilla de un barco, pero no lo hicieron. Las fuentes con surtidores que bailan lo hacen con música de fondo; sin embargo, al actual operador de estas fuentes se le nota su ignorancia en el área musical, ya que las melodías no coinciden con el ritmo que llevan los chorros.

Hay partes donde la música es lenta, y las fuentes están muy alegres, o viceversas. Van completamente arrítmicas. Y, si el operador no nota esta descoordinación, mucha gente sí.

O una de dos, o cambian al operador, o cambian el programa, pero algo se tiene que hacer para corregir el tamaño problemón cultural.

Sí, también hay problemas culturales, aunque usted no lo crea. Pero no se les da la menor importancia, que al fi n y al cabo, se piensa que la cultura es solo es para entretener.

Y así como estas cosas que he mencionado, hay muchísimo que decir y que mejorar en infraestructura urbana desde este punto de vista, como nuestras bancas públicas, esculturas, parques, y lo que falta, como el tener un acuario; somos un puerto geográficamente hablando, ¿y no tenerlo?

En fin, esperemos que a partir de la próxima administración municipal, quede quien quede, mejore nuestra cultura pública. Sí, leyó bien, cultura pública. Que tenga un bonito día.