Cruzada Nacional Contra el Hambre


Alberto Medina Urgell*

La Cruzada Nacional Contra el Hambre es una estrategia de inclusión y bienestar social anunciada por el Gobierno Federal que pretende abatir de manera masiva la pobreza extrema, desnutrición y marginación social entre los mexicanos; su implementación ha sido otorgada por el presidente Enrique Peña Nieto a la Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol), ésta es la primera política social masiva implementada en el presente sexenio presidencial, fue presentada oficialmente el 21 de enero de 2013 en Las Margaritas, Chiapas.

Para el cabal cumplimiento de los objetivos de la estrategia, la Sedesol utilizará 70 programas ya establecidos de la administración pública federal, mismos que se aplican en el cumplimiento e implementación de la Cruzada Nacional Contra el Hambre.

Los objetivos son muy claros, y los alcances más; sin embargo, se destacan dos, eliminar totalmente el hambre mediante la alimentación y nutrición de personas de escasos recursos; especialmente, desaparecer la desnutrición entre los niños; en una primera etapa, durante 2013, la estrategia se aplicó en 400 municipios seleccionados respecto al grado de pobreza extrema que poseían y el grado de falta de alimentación de calidad en niños; durante esta primera etapa se benefició al 51% de la población en pobreza extrema.

En lo que se conoce como la segunda etapa de la estrategias, y habiendo cumplido las metas fijadas en el programa general, en los 400 municipios seleccionados, el enfoque se hizo en los estados “intermedios”, es decir, se seleccionaron aquellos que aún, no presentado estadios críticos de pobreza, sí manifestarán desnutrición infantil; en este rubro quedó incluido el estado de Colima y sus 10 municipios.

Concretamente, en Manzanillo, desde el mes de junio del presente año, por conducto de la delegación de Sedesol federal, se aplica la Cruzada Nacional Contra el Hambre, en la cual, como coadyuvantes obligados actúan coordinadamente los gobiernos estatal y municipal.

En esa intención se intensificó la aplicación de la estrategia en los 10 municipios colimenses, y así, desde hace aproximadamente dos semanas, personal del Sector Salud, en su calidad de coadyuvantes del programa, visitan casa por casa en la búsqueda minuciosa de niños o niñas con algún grado de desnutrición, y con el fin de incorporarlos como beneficiarios directos del programa.

En la estrategia municipal, como ya se ha dicho, participan elementos del Sector Salud: Promotores de salud, vectores, enfermeras, técnicos en programas de salud, médicos y personal administrativo.

Loable y muy responsable ha sido la participación del personal descrito, ya que en un principio se han enfrentado, por desconocimiento de causa, con el rechazo de un buen número de familias manzanillenses, quienes se niegan a proporcionar la información que los “visitadores” les requieren como: Datos generales de los niños o niñas que viven en el domicilio, llegando a veces a negar la existencia de los mismos, ignorando que una de las herramientas de los “visitadores” es un meticuloso padrón, que señala con precisión en dónde habitan niños y/o niñas susceptibles de ingresar al programa contra el hambre.

Otro dato que es importante aportar, es que si son derechohabientes de alguna institución de salud social, de estar en este supuesto, aportar el número de afiliación; datos que bien se pueden encontrar en la Cartilla de Vacunación; además, se hace una referencia detallada del inmueble que se utiliza como casa habitación y del resto de los integrantes de la familia.

En contexto: En el municipio de Manzanillo, la Cruzada Nacional Contra el Hambre está en marcha y se aplican sujeta a los lineamientos generales y particulares que la distinguen.

Desde esta colaboración, exhortamos a la población en general a que se una a la acción y que solidariamente, con los “visitadores” del Sector Salud, y aún con el personal de Sedesol: Federal, estatal y municipal, coadyuven en la intención.

Es cuanto.

Regidor del PRI en el Cabildo*