Cruz Roja deja de dar servicio


Jesús Lozoya /J. Baldomero Díaz Gaytán

A partir de hoy a las 9:00 de la mañana, la Benemérita Cruz Roja de Manzanillo dejará de brindar sus servicios a la sociedad, es una decisión que nos duele, pero tenemos que tomarla, porque nos parece muy injusto que por un servicio que se prestó mal, no se reconozca que en lo que va del año, hemos atendido más de dos mil quinientas urgencias y ahí sí no tenemos ningún reconocimiento.

Explicó Gary Hirsch Meillón, delegado de la Cruz Roja en Manzanillo y en tono enérgico señaló: el Ayuntamiento tiene muchos meses que no nos da los apoyos convenidos, en la colecta anual apenas recolectamos un poco más de quince mil pesos y aún así seguimos trabajando, aportando el mejor de los esfuerzos y lo que es peor, el lunes pasado agredieron a dos jóvenes socorristas, por eso, lo más sano, es cancelar el servicio”.

Hizo referencia al refrán “Nadie sabe lo que tiene hasta que lo ve perdido” y pues eso vamos a hacer, a partir de hoy, el puerto se queda sin servicio de la Cruz Roja. El lunes pasado les lanzaron botellazos a la ambulancia; no podemos, ni debemos poner en riesgo a los paramédicos, socorristas y voluntarios de esta institución; por lo tanto, no nos hacemos responsables de las emergencias no atendidas.

Reconoció que se trata de una decisión drástica que puede poner en riesgo su permanencia al frente de la delegación de Cruz Roja en el puerto; sin embargo, no hay manera de hacer frente a los gastos si el ayuntamiento no ayuda, el día de hoy suspenderán el servicio telefónico por falta de pago y como esos hay otros gastos que la población desconoce y además nos agreden; dijo.

También tenemos el derecho de mostrar nuestra inconformidad y nos llama la atención que la sociedad no ha salido a defender a la Cruz Roja, cuando en cada hogar encontramos un caso de personas que han sido atendidos por los paramédicos de nuestra institución”.

“No hay marcha atrás, nos sentimos agraviados, nos sentimos lastimados, no hay necesidad de que lastimen a los paramédicos”.

Por último recordó que la mayoría de los que trabajan en la Cruz Roja lo hacen por amor al arte y repito, no merecemos este tipo de tratos, no, cuando en el año llevamos más de dos mil quinientas urgencias atendidas, puntualizó.