Comerciantes del centro se quejan de competencia desleal


Karla Gabriela Gómez

 

Locatarios del Centro Histórico de Colima denunciaron a EL NOTICIERO, que en últimas fechas, el ayuntamiento capitalino ha propiciado una competencia desleal entre quienes tienen negocios establecidos y comerciantes ambulantes, presentando mermas considerables en sus ganancias.

Refirieron que son al menos 10 los “triciclos ambulantes” que ofrecen sus productos, principalmente por la calle Madero, ofertando esquites, elotes, cocadas, cajetas, etc., y que deambulan por el lugar, otros más se instalan en los tres jardines  de la calle principal del municipio, el Libertad, Torres Quintero y Núñez.

Guadalupe López, quien es empleada de un comercio de los cinco que venden aguas frescas, paletas, esquites y churritos, señaló que desde la instalación de estos puestos ambulantes, la venta de esquites ha sido muy baja, “el municipio no toma en cuenta que los dueños de los negocios establecidos pagan la renta del local, agua, luz, impuestos más fuertes y nuestro sueldo, quienes venden en la banqueta se ahorran todo esto, fomentan una competencia desleal”.

Agregó que un ex empleado municipal le comentó que la Ley prohíbe que existan este tipo de venta ambulante, exponiendo que con su autorización se violenta la ley y se creó un monopolio, ya sucede lo mismo que con los derechos de taxi, una sola persona es dueña de dos y hasta 4 carritos de venta”.

“Lupita”, reveló además, que quienes venden en estos “triciclos” no son los dueños, mucho menos los titulares de los permisos, destacando que ellos sólo son empleados y ganan 100 pesos diarios, trabajando todos los días de 4:00 de la tarde a 10:00 de la noche.

En entrevista por separado con una comerciante, quien dijo llamarse “Carmen” (pidió conservar el anonimato), refirió que coloca su puesto en uno de los jardines mencionado, comentó  que, en la romería que se coloca en diciembre, con motivo de los festejos “Guadalupanos”, su producto no se vendió igual “tan sólo vendí 5 esquites en todo el día, y yo veía cómo pasaban los de los triciclos con sus hieleras vacías, porque ellos sí hicieron su “agosto”, nosotros que pagamos por metro el lugar que nos asigna el Ayuntamiento, vimos afectadas nuestras ventas y quienes sólo pagan un permiso por vender se llevaron toda la ganancia”; tengo entendido que ellos no son los vendedores directos, sino que existe todo un monopolio en este rubro”.