Colima modelo nacional: Segob


Uno de los Proyectos Prioritarios de gobierno que el Gobernador Mario Anguiano, ha atendido de manera inmediata, oportuna y personal, ha sido el tema de la “Prevención Social de la Violencia y la Delincuencia”, mismo que a nivel nacional ha destacado por sus exitosos resultados.

Incluso el subsecretario de Prevención Social y Participación Ciudadana de la Secretaría de Gobernación, Roberto Campa Cifrián, ha refrendado que Colima es un verdadero ejemplo en la implementación del Programa Nacional de Prevención Social de la Violencia y la Delincuencia, gracias al liderazgo del gobernador Mario Anguiano Moreno, por ello, indicó que se analizaba la posibilidad de replicar el Modelo Colima en otras entidades federativas del país.

Además, por segundo año consecutivo, Colima obtuvo el Premio GobernArte 2014, el Arte del Buen Gobierno, que otorga el Banco Interamericano de Desarrollo (BID),al participar con la categoría 1 Alianza sociedad civil a nivel provincial, estatal o departamental con la “Estrategia integral para Salvaguardar la Tranquilidad y la Seguridad en el Estado de Colima”.

 

Antecedentes

Surge tras la creación del Centro Estatal de Prevención Social de la Violencia y la Delincuencia con Participación Ciudadana (CEPSVD) en el 2012, el cual desarrolló programas para mejorar la convivencia ciudadana, revitalizar los espacios públicos, generar oportunidades a los grupos más vulnerables frente a la violencia y promover la corresponsabilidad entre autoridades y gobierno, a lo que se le adicionó en el 2014 el Programa Nacional para la Prevención Social de la Violencia y la Delincuencia, coordinado por la Secretaría de Gobernación.

A estas acciones se sumó la administración del Gobernador Mario Anguiano, quien mediante un plan estratégico encabezado por el CEPSVD y apoyado por las Secretarías General de Gobierno, la de Seguridad Pública, de Educación, de Salud, de Desarrollo Social, de Juventud, y de Fomento Económico, así como la Procuraduría General de Justicia, el Instituto Colimense de las Mujeres, el Centro Estatal contra las Adicciones, la Universidad de Colima, entre otros; ha logrado bajar en Colima los índices delictivos.

 

Diagnóstico previo

La directora general del CEPSVD, Dhylva Leticia Castañeda Campos, indicó que la prevención social consiste en identificar los factores de riesgo para la violencia y la delincuencia en un territorio específico y trabajar con ellos.

Señaló que durante el 2013se hizo un diagnóstico que mezcló distintas variables socio-demográficas como incidencia delictiva, faltas administrativas y factores de riesgo como deserción escolar, embarazo temprano, jóvenes en situación de exclusión, jefas de familia, concentración de jóvenes y de jefas de familia en territorios específicos, en el cual encontraron un panorama de dónde estaban los focos de personas con comportamientos violentos o que estaban involucradas en actividades ilícitas.

De esta manera, establecieron que las problemáticas que más afectaban a los habitantes eran las adicciones y pandillas, la violencia intrafamiliar y de género, los conflictos de convivencia y la infraestructura para realizar actividades de sana convivencia, deteriorada o insuficiente; y sedeterminó que trabajarían en 33 colonias del municipio de Colima y 22 colonias de Manzanillo, expuso la funcionaria.

 

Adicciones y pandillas

Una vez que se tuvo un padrón de jóvenes con comportamientos inadecuados se les invitó a realizar una actividad de sana convivencia, por lo que se logró incorporar a mil 74 jóvenes de Colima, Manzanillo y Tecomán a las actividades del Programa de Ligas Formativas, logrando con ello la realización de 120 eventos de box y la conformación de 63 equipos de fútbol.

Se consiguió que 547 niñas y niños se sumaran a las actividades artísticas de talleres de literatura, danza, grafiti, circo y música. Asimismo, 306 jóvenes recibieron becas para rehabilitarse del consumo de drogas y se logró capacitar a 625 jóvenes para el empleo, impulsando en ellos el desarrollo de habilidades para la competencia en el mundo laboral.

Se apoyó además a 31 jóvenes en el desarrollo de sus iniciativas productivas y se logró incorporar a 266 jóvenes al Programa de Acompañamiento y Reintegración Social, en donde se les brinda atención psicosocial personalizada y lo que hacen es trabajar habilidades para la vida para que hagan un proyecto de vida y puedan ir cumpliendo sus metas.

“Tenemos al menos el 70% de jóvenes que no recaen, cuando la experiencia nacional e internacional nos dicen que son el 10% el que se mantiene sobrio y esto es producto del acompañamiento y de la capacidad del equipo de involucrarse con los propios chicos y con las familias”, reconoció Dhylva Castañeda.

 

Violencia Intrafamiliar y de Género

Por medio de diversas acciones como la incorporación a terapias, grupos de autoayuda, talleres de capacitación y a la estrategia Creación de Cafés Ciudadanos se ha logrado capacitar a 986 mujeres en cocina saludable, elaboración de productos de limpieza y para comercializar que contribuye a su empoderamiento y autonomía financiera.

También se ha apoyado a 208 mujeres a emprender negocios propios y se logró contribuir al empoderamiento económico de 296 mujeres a través de la instalación de 18 huertos comunitarios, en los que se cosecha nopal, calabacita, rábano, cilantro, espinacas, pepino, frijol y lechuga.

Mediante talleres presenciales pudieron proporcionar herramientas a mil 280 estudiantes para que sean capaces de reconocer la violencia en el noviazgo; y se integró la Red de Ciudadanos por la Paz que conforma 245 líderes comunitarios, a fin de que apoyen al interior de sus colonias a personas que viven en situación de violencia.

Conflictos de convivencia

En esta materia, por medio del Programa de Mediación Comunitaria se fortalecieron las habilidades de líderes vecinales para ayudar a las personas que tienen conflictos a escucharse mutuamente, dialogar y llegar a un acuerdo, con lo que se logró resolver 97 conflictos interpersonales y 33 conflictos colectivos. Además se capacitó a 686 estudiantes, 267 profesores y más de 335 padres de familia para la solución no violenta de los conflictos.

A través del Proyecto Escuelas de Paz se impulsó la construcción de relaciones pacíficas en el entorno escolar a partir de las Microplataformas de Paz y los Comités de Mediación Escolar, con lo que lograron crear 69 microplataformas de grupos de jóvenes que realizan acciones en beneficio comunitario y 11 comités que a la fecha han resuelto 119 conflictos escolares.

Infraestructura para la prevención del delito

En este tenor se han logrado rehabilitar nueve canchas deportivas, construir dos canchas de usos múltiples y mejorar tres canchas de usos múltiples, en donde se han invertido más de 3.5 millones de pesos con recursos provenientes del Programa Nacional de Prevención Social de la Violencia y la Delincuencia, en donde el Gobierno del Estado gestionó y coordinó los recursos para cumplir los objetivos planteados.

Aumenta percepción de seguridad entre la población

Debido a los logros palpables del Programa en el estado, la Encuesta Nacional de Victimización y Percepción sobre Seguridad Pública 2014 (ENVIPE) del INEGI publicó recientemente que Colima subió 20 puntos en percepción de seguridad. Además, Colima estuvo el mes pasado en el primer lugar en disminución de homicidios.

Casos de éxito

Jóvenes que han sido caso de éxito del programa compartieron su experiencia en distintos foros y eventos, incluso en reuniones con el propio Gobernador Mario Anguiano y el subsecretario de Prevención Social, Roberto Campa Cifrián, a quienes les agradecieron su constante apoyo.

En su caso, Luis Humberto, procedente de la colonia Mirador de la Cumbre II del municipio de Colima, señaló que sus problemas de adicciones quedaron atrás gracias a la motivación que encuentra en los programas y que lo han llevado a desarrollar sus habilidades.

A su vez, Daniel Álvarez, originario de Manzanillo, señaló que a través de los programas ha visto cambios positivos de los adolescentes de su colonia y gracias a los talleres que se realizan han podido desarrollar su talento.

De igual forma, el joven Daniel Luna Blanco relató que luego de superar sus problemas de adicciones, se incorporó como promotor de actividades deportivas y refirió que el Cedeco le enseñó a tener una mejor calidad de vida y verla de diferente manera, así como de reintegrarse  la sociedad; por lo que ahora en día es un joven funcional, que también estudia una carrera profesional.

Por otra parte, el joven Alberto, del municipio de Comala, quien se encuentra internado en el Instituto de Tratamiento para Menores Infractores, agradeció al gobernador y al funcionario federal darles una segunda oportunidad para cambiar, “le agradezco que haya sido sensible a nuestra problemática, hoy me doy cuenta de que en su administración todos valemos, incluso los que nos hemos equivocado”, manifestó al mandatario.