Churros, una tradición que no se pierde


Karla Gabriela Gómez Torres

 

Los churros es una tradición que aún no se pierde en las familias colimenses, son varios los puestos o carretones que ofrecen este producto en el primer cuadro de la ciudad, sobre todo en la zona centro.

César Castañeda Roque, encargado de accionar la “churrera”, aditamento para la elaboración del producto, nos explica que cómo elabora los churros, mediante una lámina llena el cilindro con masa, apoyado con un poco de aceite, después introduce la madera para empujar la mezcla el hoyuelo en forma de estrella y sale el churro en forma de rosca o espiral y después de cocer en el punto exacto, se expone en las charolas de deja enfriar para cortarlo y empanizarlo en la azúcar morena y canela molida.

Narra que “la masa es sólo harina, agua y sal, es la receta que se hace tradicionalmente, que nos dejaron los abuelos por parte de mi papá, ellos fueron de los primeros que iniciaron en Colima la venta del churro y ya después se ha estado trabajando para seguir con la misma receta y tradición y hasta ahorita nos ha ido bien porque los clientes siguen con nosotros”.

Además de una buena presentación en el carretón donde se ve la elaboración del churro que es harina de trigo y el toque secreto la forma de amasarla y se han preocupado por ofrecer al cliente lo que pida, como aderezarlos con mermelada de fresa, cajeta, o lechera, además de ofrecer el plátano macho frito de igual manera con dulce, pues al cliente lo que pida, dijo.

Así tratan de hacerlo, como lo dice Vicente Castañeda Roque, uno de los churreros artesanales el cual sostiene a su familia del negocio, con dos hijos y esposa, la cual también le ayuda en el comercio los domingos.

“El domingo es cuando más se vende porque es familiar y la gente ya después de la comida vienen a comparar 40 ó 50 pesos, mucha gente que ya nos conoce viene a comprar 30 pesos, le damos su platanito de pilón, de hecho la tradición es pura azúcar, pero como la competencia empezó a meter mermelada y mi abuelo por meter cajeta y lechera es lo común que piden mucha gente,  hay personas que llegan de Estados Unidos y lo primero que hace es comprar los churros hasta 100 pesos”.

Este manjar de harina de trigo sal y agua, es muy buscado por las tardes, comentaron los churreros, que hay personas que incluso siguen la tradición de que en sus fiestas familiares como bautizos o bodas les contratan para sus eventos, pues era el postre después del banquete.

Se el primero en comentar en "Churros, una tradición que no se pierde"

Deja un comentario

Tu correo electronico no sera publicado.