Cerrada ventanilla de medicamentos en Hospital Universitario

Hospital Regional Universitario | Foto: especialHospital Regional Universitario | Foto: especial

Familiares de las personas internadas tienen que comprar los medicamentos de especialización

La ventanilla de medicamento en el Hospital Regional Universitario (HRU) se mantiene cerrada. Los familiares de pacientes internados acuden y encuentran que no hay servicio disponible, por lo que deben surtir la receta en las farmacias.

El guardia de seguridad recomienda a los familiares de los pacientes internados que guarden el recibo de los medicamentos que vayan comprando porque hay la promesa de que se les regresará el dinero, y que esto aplica desde julio de 2019.

Un grupo de personas descansando en la banqueta a las afueras de Urgencias observa un paquete de medicinas. Les costó alrededor de mil quinientos pesos pero ya no la necesitan porque su familiar internado recién falleció. Dijeron que la darían en donación al HRU para cuando se necesite ayudar a otros pacientes.

En la oficina de Trabajo Social no quieren hacerse responsables de una declaración respecto a la situación que guarda el Hospital Regional, casualmente, los encargados de comunicación se encuentran de vacaciones, al igual que muchos médicos especialistas. El director del HRU se encontraba, justo en esos momentos, en una cirugía.

Mientras tanto, varias personas permanecían en la sala de espera. Una señora y su hija tendieron un pequeño acampado en las sillas. Su apariencia denotaba cansancio y evidencia de varios días de permanencia en el lugar. Acumulaban ya dos semanas ahí y hoy, en este momento, continúan ahí.

Miguel Ponce Cias se accidentó en las vacaciones. Fue a un río y creyendo que estaba hondo se aventó un clavado. Pegó de cabeza en una roca. Sufrió traumatismo craneoencefálico y permanece hospitalizado. Su madre, Norma Cias Ponce, lo cuida desde hace dos semanas. Personal del hospital le están cobrando 150 mil pesos por concepto de gastos médicos. Las medicinas son aparte. Esas las ha estado comprando la señora Cias a precios que varían entre mil y mil doscientos pesos.

Durante la entrevista la señora Norma Cias llora desconsolada al recordar las causas del accidente de su hijo. Su pena aumenta y se convierte desesperación. Ha vivido los últimos días pidiendo  limosna en la calle junto con su hija y su nieta. Las tres son de Manzanillo. Han acudido a la Secretaría de Bienestar, sin resultados; han platicado con el director del Hospital Regional, quien se dijo impotente, a la expectativa de que se regularice el INSABI; ha buscado a los diputados, sin encontrarlos. No conoce bien la ciudad de Colima, no sabe con quién más hablar.

El teléfono de la señora Norma Cias Ponce es el 313 149 19 18. Debe 150 mil pesos de hospitalización más lo que se vaya acumulando, el medicamento, como en todos los casos, corre por su cuenta.