Centro Histórico


Germán Ramírez Ríos

Preámbulo: La muerte no nos roba a los seres amados. Al contrario, nos los guarda y los inmortaliza en el recuerdo. La vida sí que nos roba muchas veces y en alguna de ellas definitivamente. François Mauriac.

 

“Toño” Alvarez, al

relevo de Virgilio

en la alcaldía

 

Antonio Alvarez, contador público y panista ampliamente reconocido en el puerto, es el suplente del alcalde Virgilio Mendoza, por lo que legalmente le corresponde ir al relevo en la Presidencia Municipal una vez que el edil tenga que pedir licencia para irse a contender por la diputación local del distrito XIII.

El destino de los manzanillenses queda en muy buenas manos, por lo que estamos seguros que Antonio Alvarez sabrá llevar en la misma línea el Ayuntamiento, trabajando por quien más lo necesita.

 

Tapeixtles luce radiante

 

Me gustaría comentarles que tengo aproximadamente 30 años de conocer al delegado de Tapeixtles, Secundino Rodríguez, quien se caracteriza por necio, enfadoso y testarudo, claro, en el buen sentido de la palabra.

Esto lo señalo porque Rodríguez es de ésos que quiere que su gallo gane aunque éste ya esté muerto; seguramente, por esa razón fue designado delegado de aquella demarcación, porque sus habitantes le vieron ese atributo y esto le ha valido para sacar adelante los proyectos de la comunidad.

Ahí, ya remozaron las banquetas para que todas estén al mismo nivel, cambiaron las tuberías de drenaje y del agua potable, todas las calles tienen su nomenclatura y cuentan con algo que a nuestro Centro Histórico le hace falta: Un líder enfadoso. Enhorabuena, sólo así se consiguen proyectos.

 

A mejor vida

un iniciador

de la Termo

 

Quiero poner de manifiesto que me siento profundamente consternado por el deceso de mi queridísimo compadre, padrino de mi hija Paola, Marco Antonio Cacho Ernutl, a quien amé tanto y se fue conociendo mi sentimiento, porque en cada ocasión que tengo de decir te amo, lo hago.

El no tenía ningún vicio, excepto que amaba profundamente a las mujeres; asábamos pescado o carne y aunque no le gustaban las cervezas, las pagaba; fue un gran estratega, oriundo de Zanatepec, su esposa de Ixhuatán, tierra que conozco de cabo a rabo gracias a ellos.

Marco Antonio fue líder sindical y sembró la semilla de los que actualmente rigen la vida de la Sección 156 del Sindicato Electricista, dentro de la Termoeléctrica de Manzanillo, de la que también fue forjador, y a pesar de esto, nunca les pidió apoyo alguno, aun teniendo sus propias necesidades.

Contaba con gran aprecio de la familia electricista tras haber dejado el poder. Líderes de antaño y gente se desplazaron al puerto para brindarle el último adiós, créame, no cuento con las palabras suficientes para describir los hechos, pero para mí fue un encuentro de controversia, entre pésame y la alegría al ver congregados a amigos que por años no miraba.

El subdirector de la CFE se hizo presente a través de un ramo de flores, la Sección Sindical 156, que preside Adolfo Arias Soto, por igual; don Rubén Pineda Aguirre, fundador de la Termoeléctrica, también asistió y se hizo acompañar de su distinguida esposa, Martha Fernández, pero no vimos a persona alguna de los que se dicen de confianza de la CFE Manzanillo, ojalá y nunca lo ocupen, porque si en algo Dios nos hizo parejos, fue con la muerte.

Digo lo anterior porque estuvieron presentes gerentes y subgerentes de otros estados de la República representando a la paraestatal, mientras que de aquí no. Que Dios lo guarde y a nosotros nos conserve.

 

¿Por qué a mi hijo,

que era tan bueno?

 

Regularmente es el cuestionamiento que los padres decimos referente a nuestros hijos, ¿por qué a él?, pero sabe qué, nos cuestionamos: ¿Buenos para qué?, ¿para robar?, ¿rebasar por la derecha?, ¿en cuestiones ilícitas?, ¿en pretender cosas ajenas?, pero bueno, no por eso dejan de ser nuestros hijos.

Nada más déjeme decirle que cuando contamos con algún antecedente de los mismos, es justificable lo que con ellos suceda, por lo que es necesaria la preparación, dependiendo de qué es lo que tengamos en casa, ¿o cómo la ve usted, amable lector?