Centro Histórico


Germán Ramírez Ríos

Preámbulo: Señor, ayúdame a decir la verdad delante de los fuertes y a no decir mentiras para ganarme el aplauso de los débiles. Si me das fortuna, no me quites la razón; si me das éxito, no me quites la humildad; si me das humildad, no me quites la dignidad. Gandhi.

 

Internet como

herramienta

de trabajo

 

En la actualidad, el internet es indispensable para poder ejecutar la mayoría de nuestras labores cotidianas, dependemos tanto de él que cuando éste deja de funcionar, por cualquier motivo, nos paralizamos y no podemos ejecutar labor alguna.

Hace unos días nos tocó una anomalía de este tipo en una tienda departamental y qué fastidio, nomás viéndonos las caras unos a otros. Presumiblemente, en este tipo de tiendas, cuentan con alternativas y soporte técnico de punta, pero ésta es una condición que guarda la tecnología, al menos mientras nos esclavizan con otros métodos.

 

Porfirio Díaz trató de

industrializar el puerto

 

Cuenta la historia que cuando Porfirio Díaz fue presidente de la República trató de industrializar al puerto de ese entonces, pues fue quien insistió para que aquí se contara con un ferrocarril y se construyó el famoso cañón que lleva su nombre.

El trazo del ferrocarril llegaba hasta la Armada, pasando por atrás del jardín Alvaro Obregón; asimismo, intentó conectar el mar con la laguna, por el lado de los dos cruceros de El Tajo, pues mandó rebanar el cerro precisamente para ese proyecto, pero los tiempos no le alcanzaron, de lo contrario, Manzanillo fuera otro.

Ahora, para sus tiempos, la obra del ferrocarril fue magnífica, ya que el trayecto cuenta con hermosos túneles, valles y bueno, lástima que se acabaron esos recorridos por ferrocarril, pero a los que nos tocó viajar en el famoso “Colimote”, recordamos con agrado la experiencia.

 

Intelectuales protegerán

edificio del Instituto de Cultura

 

En virtud de que es una reliquia del Centro Histórico, un grupo de intelectuales han mostrado interés en rescatar el edificio que alberga al Instituto de Cultura.

Están proponiendo que este lugar sea rescatado por el Instituto Nacional de Antropología e Historia (Inah), ya que lo consideran patrimonio cultural de la humanidad y propiamente de los manzanillenses.

Según cuenta la historia, en sus inicios, esta construcción contaba con dos plantas, pero el embate de los años destruyó la parte superior, que estaba fabricada con madera.

En un principio fue hotel y hoy resguarda las instalaciones del Instituto de Cultura; pretenden que posteriormente sea el hogar de un museo, que tanta falta le hace al puerto, además de que está enclavado dentro del sector cuatro (cerro de La Chancla), que fue escenario de la guerra entre cristeros y federales.