Carlos Valdez, ilustre personaje del periodismo (Crónica de un homenaje)


Ramón González Pérez

El pasado sábado primero de marzo, en bella finca típica colimota, adaptada como lujoso restaurante, en el centro de nuestra ciudad capital, un grupo de amigos, encabezados por el Lic. Carlos Valdez Alcázar, le organizaron una exquisita cena-homenaje al distinguido periodista colimense Carlos Valdez Ramírez, evento al que se dieron cita diversas personalidades del mundo político de nuestra entidad, funcionarios públicos, amigos y colaboradores de tan ilustre personaje de la comunicación en Colima.

Envueltos en un ambiente que evocaba aquellos bailes coloniales, los asistentes disfrutaron a la luz de la velas de emotivas piezas musicales, dándole un toque de distinción al evento, en cada una de las mesas el comentario obligado eran las anécdotas que cada uno había vivido con Don Carlos Valdez, reconociendo, en él a un visionario empresario, que hace medio siglo decidió lanzarse a la aventura, para cambiar de manera radical el destino que cualquiera hubiera pensado que tendría; pues,  hijo de un hombre de campo, que vivía de lo que de sol a sol sembraban en su parcela, arrancándole a la tierra los frutos de su trabajo; decidió probar suerte en el área periodística, y allí comenzó la aventura que aún no termina. Decidió probar suerte en la capital del país, con los bolsillos llenos de ilusiones y la determinación de conseguir un destino diferente inició su travesía por las letras.

En esa aventura siempre estuvo acompañado de quien era ya para ese entonces y hasta la fecha, su esposa, la distinguida señora María Luisa Alcázar de Valdez, con quien procreó a sus 6 hijos; quienes lo han acompañado en su sueño de hacer de EL NOTICIERO una empresa familiar diferente y juntos han continuado el camino.

Indudablemente que la vida en la Ciudad de México no era tan tranquila como parece, pero Carlos y María Luisa enfrentaron con valor y entereza el reto que significaba aprender los avatares del periodismo, razón por la cual nuestro personaje recorrió todas las escalas de lo que significa la redacción de un periódico, pasando, desde luego, por corrector de tipos, de estilo y redactor. Esto le inculcó serios y profundos conocimientos de lo que es el diario batallar en la edición de un medio informativo, lo que sin lugar a dudas le infundió los ánimos necesarios para, regresando a Colima, crear su propio medio de comunicación.

La tarea, indudablemente no fue nada fácil, pero con la intención bien definida y con más ganas que recursos, hace 40 años que Carlos vio cristalizados sus sueños y así nació EL NOTICIERO, órgano periodístico que a lo largo de esos años se ha ido colocando, por méritos propios, en la preferencia de los lectores de Colima y allende sus fronteras, consolidándose como un medio que se guía con la verdad, honestidad, entrega por la comunicación veraz y oportuna, imprimiéndole a cada página el sello de la honradez y sentido humano que caracteriza a su fundador y Director General.

La experiencia adquirida rindió sus frutos y se ha visto reflejado en la gran cantidad de reconocimientos que recibió Carlos Valdez, en este emotivo homenaje, podemos destacar el entregado por el Profr. Federico Rangel Lozano, presidente municipal de Colima; la Asociación Mexicana de Editores, la asociación Lo Mejor de Colima, cuyo presidente, el Lic. Roberto Moreno; quien evocó un anécdota vivido con el festejado, al comentar que le tocó ser de los primeros voceadores de EL NOTICIERO, junto con dos hermanos de Carlos, uno de ellos les entregó a Roberto y al otro hermano, 10 ejemplares, los dos Valdez entregaron 10 pesos, pero Moreno solo entregó nueve, y a casi 40 años, su madre le instó a que le pagara la deuda a Carlos, lo que hizo en ese momento, entregándole el peso que le debía.

Y así siguió el desfile de reconocimientos, como fue el de Servicios Portuarios de Manzanillo, el Club de Leonas de Colima, Veracidad Informativa, Quantom, destacando lo señalado por la presidenta de la Asociación Colimense de Periodistas y Escritores (Acpe), de la que Carlos Valdez ha sido presidente; Norma Gutiérrez, nos informó que en mayo próximo se le rendirá un merecido homenaje a tan distinguido socio en el seno de su querida Asociación.

Cada uno de los representantes de las instancias que homenajearon al periodista Carlos Valdez Ramírez, no dejaron de citar los merecimientos propios ganados en su lucha constante por posicionar al periódico como uno de los mejores de la entidad, destacando que en el puerto de Manzanillo es el que marca la preferencia de los lectores.

Entre las personalidades de la política federal, pudimos observar a la senadora Mely Romero, al diputado federal Arnoldo Ochoa González, al Lic. Ignacio Peralta Sánchez, subsecretario en la SCT; al Lic. Rogelio Rueda Sánchez, secretario general de Gobierno; al Profr. Federico Rangel Lozano, distinguido presidente municipal de Colima.

De igual manera, estuvieron presentes el Lic. Fernando Moreno Peña, ex gobernador del Estado; el Lic. César Castañeda Rivas, amigo de Carlos Valdez y Magistrado en el Distrito Federal; y distinguidas personalidades de la política local.

También pudimos ver por ahí a amigos y colaboradores de EL NOTICIERO, como lo es el destacado Profr. Leopoldo Casarrubias Carmona, el Lic. Rogelio Pizano Sandoval, el Maestro Benjamín Velasco, la periodista Norma Gutiérrez Flores, el Lic. Abel González, el escritor Lic. Francisco Martínez, la poeta Verónica Zamora, así como colaboradores y amigos que se unieron al agasajo.

 Precisa hacer mención que uno de los pilares sólidos en la construcción de esta empresa que es EL NOTICIERO, lo fue sin duda nuestro amigo y compañero periodista, ya desaparecido de entre nosotros, me refiero al querido Profr. Salvador Zamora González, el popular “Sazago”, quien con su agudeza periodística diera vida a infinidad de primeras planas en la edición diaria de su querido diario EL NOTICIERO, conservando recuerdos gratos de las ocasiones en que Guillermo Coello y un servidor, pasada la una de la mañana, nos preocupábamos por no tener la principal para cerrar la edición, en tanto que “Sazago”, con su parsimonia característica, sacaba del fondo del cajón de su escritorio, un papel todo arrugado y tranquilamente nos decía “ahí les va esta exclusiva para que cierren edición”, para enseguida invitarnos a su casa materna, en donde su querida madrecita nos brindaba un cafecito, acompañado de sabrosos frijolitos refritos, cosas de la añoranza periodística.

Deseo se me permita unirme con mi modesto reconocimiento a mi amigo y maestro del periodismo incipiente que practico, al gran Carlos Valdez Ramírez, pues fue en las páginas de EL NOTICIERO, guiado por la mano de Valdez, conde empecé a hacer mis pininos como escritor, editorialista, columnista y todo lo que pude aprender entre las galeras, la imprenta y el linotipo, vaya pues mi agradecimiento y reconocimiento pleno a la familia Valdez Alcázar.

Es cuanto.