Carboneros de Tecomán se modernizan


Roxana Alanis  

 

Tecomán, Col.- Andrés Flores Sánchez, representante de la gloriosa Cooperativa de este gremio, presumió que como empresa llevan un orden, primeramente la cooperativa colabora con la madera misma que reciben de parte de los dueños que requieren desechar sus huertas, el socio se encarga del proceso y la cooperativa distribuye el carbón en Tecomán, Colima y Manzanillo.

Mencionó que gracias a este logro obtenido por el Instituto Nacional de Economía Social en el Estado (Inaes), se ha llevado a cabo la construcción de 10 hornos de barro, se ha reforestado el área donde trabajan y se circuló la zona.

Destacó que los hornos que miden cuatro metros de diámetro dan un promedio de 120 a 150 costales y los de tres metros producen alrededor de 70 a 75, lo que destaca que semanalmente existe una producción de 100 costales de carbón.

En cuanto al precio señaló que lo venden sólo por costales, subrayó que como empresa una de las metas es vender el carbón por kilos o toneladas, así como tener su propia marca e imagen.

Flores Sánchez, apuntó que otros de los grandes beneficios del financiamiento del Inaes, son las capacitaciones que obtienen como aprendizajes en cuestiones de hacienda, de administración, cuestiones técnicas y asesorías.

Subrayó que los 17 carboneros adheridos a la cooperativa, en próximos días tendrán una capacitación de Asistencia Técnica, por parte de un técnico que labora en la incubadora de empresa del Tecnológico de Colima.

Asistirán a un curso de capacitación a la Universidad Autónoma de México (Unam), todo ello gracias a que han sido consolidados como empresa, pues es un requisito para poder recibir todo estos beneficios.

PROCESO DEL CARBON

El carbonero Flores Sánchez, explicó que la madera obtenida para trabajar el carbón es de los dueños que han decidido tumbar sus huertas, ya que usan madera de árboles frutales como mango, tamarindo, limón, chico zapote, destacando que la madera de mejor calidad es la de Tamarindo.

Dijo que actualmente tienen 20 hornos, 10 de barro y 10 de tierra, detalló que primeramente se llenan los de barro y conforme van saliendo se están cargando y los de tierra se hacen por la costumbre ya que en ocasiones hay suficiente madera que no cabe en los de barro.