De campesino a las estrellas, un sueño cumplido


El ahora astronauta mexicano fue rechazado por la NASA 11 veces

José Hernández Moreno, astronauta de origen mexicano, impartió la conferencia “Cosechando estrellas” a estudiantes de bachillerato de la Universidad de Colima, en el Teatro Universitario, como parte de la Semana de Ciencia y Tecnología.

En su charla, José Hernández motivó a los jóvenes para que luchen por sus sueños a través de la educación: “El día de hoy quiero dos cosas: despertar la inquietud científica en ustedes y que sepan que todo es posible en la vida, incluyendo llegar a las estrellas. Yo soy la prueba”.

Les dijo a los jóvenes que lograr sus metas no tiene nada que ver el estatus social o económico, sino hacerse el compromiso personal de querer lograrlo.

Así que, con una emotiva y entusiasta charla anecdótica, el astronauta les habló de su historia de vida, de cómo sus padres, viviendo en el estado de Michoacán, viajaban por meses a Estados Unidos para trabajar en las cosechas, y les contó que a pesar de que sus padres no tenían estudios, para ellos era importante que sus cuatro hijos sí los tuvieran.

Por lo anterior, él y tres hermanos acudían a la escuela de lunes a viernes, mientras que sábado y domingo trabajaban en el campo.

Narró que, desde los 10 años, después de ver por televisión a la tripulación del Apolo 17 y los hombres que pisaron la Luna, dijo a su padre: “Quiero ser astronauta”.

José Hernández comentó que gracias a que terminó una carrera profesional, a su perseverancia por querer ser astronauta (aunque la NASA lo hubiera rechazado once veces), y a su constancia, logró ser astronauta… en su décimo segundo intento.

“En 2007 me asignaron mi primera misión y entrené dos años más para un trabajo de 14 días. El 28 de agosto de 2009 nos lanzamos en el transbordador ‘Discovery’ a la Estación Espacial Internacional; yo era el ingeniero de vuelo”, narró.

Para finalizar, dijo a los estudiantes que para lograr su meta tienen que seguir seis pasos: 1) Definir lo que quieren ser en la vida; 2) Observar qué tan lejos está esa meta; 3) Hacer un mapa de dónde están y a dónde quieren llegar; 4) Terminar la universidad, 5) Esforzarse; y 6) Ser perseverantes y no darse por vencidos.

“Estoy aquí para decirles que, a pesar de que estudié ingeniería, hice posgrados en laboratorios y trabajos importantes, la NASA me rechazó no dos, tres o cuatro veces, sino once. Hay que tener perseverancia, creer en uno mismo, hacer el esfuerzo y echarle ganas; fue lo que hice yo y con eso logré mi sueño”.

Se el primero en comentar en "De campesino a las estrellas, un sueño cumplido"

Deja un comentario

Tu correo electronico no sera publicado.