Bueno… esta es mi opinión


Gustavo A. Magallón Solórzano.-

“Oh, ahora quién podrá defendernos”, si hasta el encargado de garantizar los derechos humanos de los colimenses resulta que también los viola.

Pero además de lo grave de lo anterior, hay que agregar que la institución garante de los derechos humanos en el estado tendrá que pagar 2.7 millones de pesos a la empleada agraviada por haber sido despedida de forma injustificada, además de reinstalarla en el puesto que desempeñaba.

Lo más grave de todo es que esos 2.7 millones de pesos los tendrán que pagar todos los colimenses, ya que saldrán de los impuestos que se aportan, en lugar de que ese dinero se hubiera empleado en obras de beneficio común que ofrecieran una derrama económica a través de empleos.

Ahora cómo se podrá confiar en una institución así, que viola los derechos que es su obligación defender, además de que hay otras quejas silenciosas de sus empleados por el trato despótico e incongruente que se les ofrece.

Es una injusticia que por errores humanos que pueden ser evitados, todos los colimenses tengan que pagarlos a través de impuestos, sin que el causante del error reciba alguna sanción por perjudicar la economía de todos los ciudadanos, porque si lo hubiera ocasionado cualesquier mortal, lo meterían, mínimo, a la cárcel.

Habrá que esperar cómo se resuelve este asunto que ya resolvió un tribunal, lo que es seguro es que los perjudicados, como siempre, serán los mortales que aportan su dinero a través de impuestos. Bueno… esta es mi opinión.

Sonríele a la vida.