Bueno… esta es mi opinión


Gustavo A. Magallón Solórzano.-

La comunidad lésbico-gay está dando a conocer públicamente el poder que tienen para influir en las elecciones de los ¿representantes del pueblo? y hasta la posibilidad de integrar un partido político estatal.

Hace algunos años, una persona de la comunidad rosa le propuso a un candidato a una alcaldía que hiciera una reunión dirigida exclusivamente para ese grupo, porque nadie los tomaba en cuenta y sus votos podrían llevarlo al triunfo, ya que en ese municipio había una buena cantidad de personas de la comunidad mencionada.

El candidato a la alcaldía hizo oídos sordos a esta propuesta y no realizó ninguna reunión exclusiva para la comunidad lésbico-gay y los resultados fueron contundentes; por supuesto, el candidato no obtuvo los votos suficientes y perdió la elección por un amplio margen.

En aquellos años se hizo la misma propuesta a varios candidatos a las alcaldías y todos se reían; al parecer sentían que rebajarían su ¿hombría? al reunirse con personas de la diversidad sexual y desperdiciaron la oportunidad de obtener tan valiosos votos que ahora buscan con afán todos los partidos políticos.

Hasta hace poco tiempo, los partidos políticos se enfocaron en buscar el voto femenino, ya que de acuerdo con los datos del Inegi y del desaparecido IFE, casi el 52 por ciento de la población del país está integrada por mujeres, pero ahora están enfocando la estrategia para buscar el voto de la comunidad lésbico-gay.

Se ha dicho, “no digas que de esa agua no haz de beber, porque a lo mejor en ella te ahogas” y ahora los partidos políticos están que se ahogan por obtener tantos y tan valiosos votos de la comunidad lésbico-gay que antes tanto despreciaron sus candidatos.  Bueno… esta es mi opinión.

Sonríele a la vida.