Bien alimentados y con ejercicio no nos pega el coronavirus

Su nombre es Jacinto Silva Lezama, pero es conocido por todos como “Chinto” y es intendente de la Escuela Secundaria Pesquera número 27 tur- no vespertino desde hace 20 años, por eso el amor que tiene por este plantel y aunque se prohibió que todo el personal acudiera a la escuela él no puede evitar ir a mantener limpio el lugar. | Foto: Especial

Tiene 64 años pero si algo le sobra es energía, la misma que no lo deja quedarse en casa para cobrar sin trabajar, como él lo dice y por eso acude de lunes a viernes desde que las escuelas cerraron por la pandemia, para dar mantenimiento a lo que no es su centro de trabajo sino su segunda casa.

Su nombre es Jacinto Silva Lezama, pero es conocido por todos como “Chinto” y es intendente de la Escuela Secundaria Pesquera número 27 tur- no vespertino desde hace 20 años, por eso el amor que tiene por este plantel y aunque se prohibió que todo el personal acudiera a la escuela él no puede evitar ir a mantener limpio el lugar.

 “Me enfado en mi casa y me vengo a trabajar. Me pagan sin trabajar pero yo no me hallo así; no puedo estar sin trabajar”, comenta sonriente “Chinto” mientras con sus tijeras poda unas de las jardineras de la escuela.

Reflexionó sobre las condiciones en que están otros planteles educativos, incluso cercano al que donde él labora: “Están en pésimas, hay varias escuelas que se ven feas en la entrada, los salones. Me da lástima ver una escuela así”, dijo.

Criticó que no haya mantenimiento en los centros de estudio. “Están mal, como intendentes deberían ir por lo menos tres, dos o un día por lo menos para hacer limpieza; yo vengo todos los días y no me enfado”.

“YA EXTRAÑO A LOS CHAVOS”

“Chinto” cambia su expresión cuando se le menciona un pronto regreso a clases. “Ya extraño a los chavos aquí cotorreando. Hay mucho chavito que me ayuda. Me dicen Chinto te ayudo con la basura. Ya los extraño; a los amigos, a los maestros”.

Aseguró que a él la pandemia ni la cuarentena lo ha detenido y ni un solo día, a excepción de sábados y domingos, ha dejado de acudir para hacer limpieza de la escuela.

Finalmente “Chinto” hizo un llamado a todos los intendentes: “Pónganse las pilas, hay que apoyar, hay que trabajar y no sólo cobrar sin hacer nada”

Y nos retiramos dejando a “Chinto” realizar su trabajo y reflexionando sobre la necesidad de más “Chintos” en las escuelas… y no sólo ahí. Seguir la enseñanza de este intendente que no se halla cobrando sin trabajar, que tiene pasión por su oficio y amor por su trabajo. Recordándonos que quien hace lo que puede hace más de lo que debe.