Austeridad de AMLO ¿Cómo impactará a Colima?

AMLO | Foto: Especial

La transformación comienza en cada casa

“Reflexiones Económicas”, columna de Felipe Pimentel Pérez

Reducir sueldos a la alta burocracia, achicar organigramas, evitar duplicidad de funciones, cancelar privilegios, permitirá ahorrar dinero y reasignarlo a actividades productivas.

Esa receta suena bien, pero quienes la apliquen deben actuar con precisión, cada situación aquilatarla con prudencia, inteligencia; la equidad y austeridad no están para experimentos fallidos en los que la gente de menores recursos, de por sí, resulte más perjudicada.

Colima es una ciudad cuya estabilidad económica depende preponderantemente del renglón burocrático; aquí cobran y gastan su sueldo miles de servidores públicos de delegaciones federales, de la administración estatal, de oficinas municipales y universitarias, o sea, es una comunidad “eminentemente burocrática”, en la que el equilibrio monetario familiar se finca en la nómina oficial, incluyendo a jubilados, pensionados y becados. Así funcionan otras ciudades, caso similar es Chilpancingo, Guerrero.

Entre los planes de Andrés Manuel López Obrador está “sacar” de la CDMX algunas dependencias o entidades, por ejemplo, algunos medios divulgaron que la Dirección General del ISSSTE sería enviada a Colima; habrá que analizar la situación de las personas que en ese instituto laboran, compromisos escolares de los hijos de cada trabajador y de éste con otros empleos que tenga para completar el gasto; saber si renta o es propietario de casa, si quiere o no ser cambiado de localidad por motivos de clima o cultura; revisar sus derechos laborales, sindicales; ajustar tabuladores de sueldo y perfiles técnicos y profesionales; calcular el costo del traslado tanto por la institución como para sus empleados, evaluar la capacidad de recepción en cuanto a viviendas y servicios de la ciudad destino, esos y más son aspectos a considerar, de ahí la importancia de evaluar ese tipo de propuestas, sin precipitaciones ni errores.

La estructura administrativa del Gobierno Federal presupone gran complejidad jurídica, financiera, intercalada con aspectos de centralización política, asentamientos demográficos desordenados, ineficacia de planes de desarrollo urbano, recursos municipales insuficientes o anárquicos, en fin, es un esquema polifacético en el que se debe respetar el pacto federal que sustenta la libertad de las entidades que conforman esta República.

Los ajustes a realizar en los sueldos, prestaciones, privilegios de los altos funcionarios, deben efectuarse con transparencia y equidad; realmente quienes más soportan las cargas de trabajo en las instituciones son los trabajadores de base y sindicalizados; muchos de ellos deben ser apoyados con más sueldo y prestaciones; se ha de respetar la autonomía sindical, pero ello no impide que las y los sindicalizados constaten que sus dirigentes no sean corruptos.

Otra acción importante, fundamental, anunciada para aplicarse en el próximo régimen de gobierno, es la iniciativa de ley en la que los actos de corrupción serán considerados delitos graves. Para los tiempos de transformación que se anuncian, se sabe que la gangrena cuando corrompe al cuerpo, no es curable con leves masajes.

A cien años de haber promulgado su Constitución, los mexicanos tienen frente a sí dos caminos, dos horizontes: El de la legalidad y el de la ilegalidad; el pasado primero de julio, la mayoría ciudadana se pronunció para cancelar esa dualidad que amenaza partir, romper en dos al país; esta nación está obligada a avanzar por el camino que implica respetar las leyes. La mentalidad de cada persona debe transformarse positivamente, diario, en su casa, en la calle, y lo demás llegará por añadidura.

Reflexione, la sociedad corregirá sus propios defectos en la medida que se eduque más y cada quien cumpla sus responsabilidades; esa es la única opción viable para cerrar el paso a la corrupción e impunidad.

Nota.- Los alumnos del Centro de Estudios Tecnológicos decidieron asignarle a su Generación 2015-2018, el nombre de Carlos Valdez Ramírez, fundador de El Noticiero; igual, el profesor Manuel Godina Velasco, fue incorporado a la Sociedad Mexicana de Geografía y Estadística; ambos personajes encabezan un periodismo inteligente que sirve de ejemplo a quienes coinciden con la idea de que las personas que trascienden, son las que construyen sus obras con sencillez, tesón y méritos propios. Enhorabuena por esos merecidos reconocimientos.

Se el primero en comentar en "Austeridad de AMLO ¿Cómo impactará a Colima?"

Deja un comentario

Tu correo electronico no sera publicado.