Argentina avanza a cuartos con gol agónico de Di María


La selección argentina avanzó hoy a los cuartos de final de la Copa de Fútbol Brasil 2014 con un gol de Angel Di María, segundos antes de que el partido llegara a la fatídica tanda de penaltis ante una ordenada Suiza que le complicó el partido.

Como era de esperar, Argentina se hizo con el control del partido desde el primer minuto, aunque de nuevo pecó de una falta de ideas en el ataque y de lucidez en el centro del campo para romper el ordenado esquema táctico que impuso Otmar Hitzfield en el conjunto suizo, con cuatro defensas y cinco centrocampistas.

Con un Lionel Messi muy marcado, a menudo con tres defensores encima, esta vez fue el “fideo” Di María quien decidió el encuentro con un gol al final de la prórroga que le dio el billete a los cuartos de final a su selección, donde se medirá ante el ganador del encuentro Bélgica-Estados Unidos, que también se juega este martes.

Con un partido sin demasiados espacios, la primera gran oportunidad la tuvo Suiza en el minuto 27, cuando tras una buena jugada de Xherdan Shaqiri cercana a la línea de fondo, Granit Xhaka vino desde atrás para rematar a gol, aunque el portero argentino Sergio Romero logró salvar espectacularmente.

Di María, con un flojo disparo, tuvo la réplica un minuto después, aunque fueron los suizos los que gozaron de la mejor oportunidad en la primera parte, cuando en un contragolpe en el minuto 38, Josip Drmic, solo ante Romero, se equivocó ante la salida del portero y le mandó la pelota floja, sin ninguna dificultad para el guardameta argentino.

En la segunda mitad, los pupilos de Alejandro Sabella apretaron todavía más, aunque continuaron chocando contra la gran defensa suiza que no cedía ningún espacio.

En el minuto 61, Benaglio atajó un cabezazo de Higuaín, en una de las pocas llegadas con claridad de la albiceleste, y en el minuto 67  Lionel Messi, con un remate desde fuera del área, la mandó cerca del poste.

El seleccionador argentino dio entrada a Rodrigo Palacio en el lugar de Ezequiel Lavezzi, en busca de un hombre más de área ante la ordenada defensa de los de Hitzfield, pero el gol siguió sin aparecer.

Messi, hasta entonces prácticamente desaparecido, fue ganando protagonismo en el tramo final, aunque no logró conectar con ninguno de sus compañeros.

La segunda mitad fue totalmente argentina, con una Suiza a la espera de sorprender a la contra tímidamente, sin embargo el partido se fue a la prórroga.

Suiza salió con la misma postura para decidir el partido en la lotería de los penaltis, ante la superioridad argentina en el campo.

Cuando todo apuntaba a la tanda de penales, Messi condujo una jugada por el centro para ceder el balón a su derecha a Di María, quien superó en la carrera a Benaglio que venció con un disparo raso y cruzado al cancerbero suizo Diego Benaglio.

Suiza tuvo dos grandes oportunidades para marcar en los dos últimos minutos del tiempo extra.

En la primera, Blerim Dzemaili envió un cabezazo al palo y se encontró con el rebote en el pie, sin tiempo a reaccionar, con Romero ya batido, sin embargo el balón salió fuera de la portería por centímetros.

En el tiempo añadido de la segunda parte de la prórroga, Shaqiri dispuso de una peligrosa falta dentro de la media luna, aunque su disparo terminó en la barrera argentina.

Sin tiempo para más, Argentina celebró ante el delirio de los miles de aficionados presentes en las graderías el pase a cuartos, ante una Suiza que se vuelve a casa con el regusto amargo de haberse quedado a apenas dos minutos de llegar a los penaltis.